Sábado 21 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Un ícono del pacifismo

El pasado 4 de abril se cumplieron cincuenta años del asesinato de uno de los símbolos sociales y políticos más importantes del siglo XX. Reseña histórica.

Comparta este artículo ›

De complexión fuerte y estatura media (poco más de 1,70 m), Martin Luther King Jr. nació en Atlanta en 1929, hijo del pastor de la Iglesia Bautista y la organista de la Iglesia, en una sobria casa de dos pisos en la que se crio junto a sus dos hermanos.

Cuando nació le pusieron por nombre Michael, pero cuando tenía 5 años, en un viaje de la familia a Alemania, su padre le cambió el nombre, y desde entonces fue Martin Luther King Jr., como pasaría a la historia por dedicar su actividad y su capacidad de liderazgo, desde joven y hasta el momento de su muerte, a los 39 años, a luchar pacíficamente e impulsar la desobediencia civil contra la discriminación racial, por los derechos civiles de los afroestadounidenses contra la pobreza y la Guerra de Vietnam.

Pastor, también, de la Iglesia Bautista, se graduó en Sociología, obtuvo una licenciatura en Teología y, luego, un doctorado en Teología Sistemática. Comenzó su lucha en 1.955, cuando tenía 25 años, con el boicot de autobuses en Montgomery (Alabama). Sus luchas y métodos de protesta no violenta, las confrontaciones con las autoridades segregacionistas, su denuncia de las desigualdades y la segregación racial volvieron el tema de los derechos civiles uno de los grandes ejes de la opinión en los años 60 del siglo XX.

El boicot de Montgomery

En Montgomery había agudo racismo ejercido por la mayoría blanca contra las personas de color. El 1 de diciembre de 1955, una mujer negra, Rosa Parks, fue arrestada por violar las leyes segregacionistas al no ceder su asiento en un autobús a un hombre blanco. Ante ello, Luther King Jr. inició un boicot a los autobuses públicos. La población negra lo apoyó. El movimiento duró 382 días, en cuyo lapso los negros no usaron el transporte público, y caminaban al día hasta 30 km para ir a sus lugares de trabajo y regresar.

La campaña fue respondida por los segregacionistas blancos con actos de terror y agresiones; King fue arrestado, y su casa fue atacada con bombas incendiarias. El boicot terminó cuando la Suprema Corte estadounidense, el 13 de noviembre de 1956, declaró ilegal la segregación en los autobuses, las escuelas y en lugares públicos.

Primer atentado

En 1957 adhirió a la “filosofía de la no violencia”. El 20 de septiembre de 1958, cuando firmaba autógrafos en Harlem, fue apuñalado por una mujer de raza negra que lo acusaba de comunista. Luego se demostró que su atacante era una persona desequilibrada. King Jr,, esa vez, casi pierde la vida.

En 1961 el FBI comenzó a escudriñar para establecer si era comunista y desmoronar su prestigio. Uno de los problemas más agudos que enfrentó dentro del movimiento contra la segregación racial y por los derechos civiles fue la aguda división existente entre radicales y moderados.

Birmingham

En Birmingham (Alabama), en los años 60 del siglo XX, había gran discriminación y violencia contra los negros, quienes vivían en condiciones de pobreza. En 1962 los líderes locales por los derechos civiles pidieron ayuda a King Jr., que organizó en la Pascua de 1963 un boicot con sentadas en restaurantes de blancos y bibliotecas, arrodillamiento de negros en iglesias para blancos y protestas pacíficas contra la segregación en las grandes tiendas.

Fue apresado, y en la cárcel escribió su célebre ‘Carta desde la cárcel de Birmingham’, donde define su lucha contra la segregación, por la justicia y la vida. El presidente Kennedy lo apoyó, y una semana después fue liberado.

El 2 de mayo de 1963 cientos de adolescentes y niños negros hicieron una manifestación. La Policía actuó violentamente y los arrestó. Las estaciones de Policía se llenaron de niños detenidos, y los que no fueron capturados se presentaron a las puertas de la cárcel pidiendo ser capturados. Ello hizo que se tomara conciencia de la segregación racial en el sur de Estados Unidos.

Días después pusieron una bomba en el hotel donde estaba King Jr. El 21 de mayo renunció el alcalde y el jefe de Policía fue relevado. En junio, los avisos segregacionistas fueron eliminados de la ciudad y los lugares públicos fueron abiertos a los negros.

El movimiento de Birmingham fue el pilar para organizar, después, la Marcha a Washington.

La marcha a Washington

King Jr. y grandes organizaciones por los derechos civiles planificaron la Marcha a Washington, cuyo acto final se celebró el 28 de agosto de 1963. El plan diseñado no fue agresivo, por sugerencia del presidente Kennedy, quien apoyaba públicamente las luchas de King Jr., y solicitó que lo dejaran hablar en el acto, pero los organizadores rechazaron tal sugerencia. El apoyo de Kennedy le ocasionó a King Jr. el enfrentamiento con líderes radicales negros, como Malcolm X, quien llamó a la marcha “La farsa de Washington”, y prohibió a sus seguidores asistir a ella.

La marcha exigió el fin de la segregación racial en las escuelas, una ley de derechos civiles, prohibir la discriminación racial en el trabajo y protección a los activistas de derechos civiles. En ella pronunció su icónico discurso ‘Yo tengo un sueño’, considerado uno de los más grandes de la historia de Estados Unidos.

Millares de personas, blancas y negras, asistieron a la marcha, la más grande manifestación que ha habido en la capital de Estados Unidos. Un año después, el 14 de octubre de 1964, le otorgaron el Premio Nobel de la Paz.

Después, organizó la Marcha de Selma (Alabama), los actos de Chicago, y luchó contra la guerra de Vietnam y contra la pobreza. El 3 de abril de 1968, en Memphis (Tennessee), en apoyo a los trabajadores negros del aseo, pronunció su célebre discurso ‘He estado en la cima de la montaña’, y al día siguiente, el 4 de abril, cuando estaba en el balcón del Lorraine Motel, un segregacionista blanco lo mató a tiros.

Publicidad
Publicada por: EDUARDO MUÑOZ SERPA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.