Sábado 05 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

La cultura, un eje para la paz

En las antiguas bodegas de la Industria de Licores del Valle, lugar que será sede del Centro de Danza y Coreografía del Valle del Cauca ‘La Licorera’, se entregó el informe del Ministerio de Cultura ‘El Legado en Cultura para los Colombianos’.

Comparta este artículo ›

Para nadie es un secreto que Cali es una “ciudad que baila”. Es por ello que la Rendición de Cuentas 2010-2018, efectuada allí, con la presencia del presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, y de la Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba, no fue mera casualidad. Países como España, Francia e Israel han logrado posicionar centros coreográficos en escenarios que, para un desprevenido, no tendrían relación con el arte o la danza, específicamente. Por tal razón, el evento ‘El Legado en Cultura para los Colombianos’ se realizó en un lugar que estuvo abandonado durante casi dos décadas, según Jorge Alberto Giraldo, coordinador del proyecto Espacios de Vida, las antiguas bodegas de la Industria de Licores del Valle del Cauca, un espacio majestuoso e imponente que, en la actualidad, padece las inclemencias del tiempo, pero que pareciera exigir a gritos la presencia del arte. En sus paredes aún lucen varios murales que dan cuenta de la necesidad de ser habitado. En este lugar, considerado como un “hito arquitectónico y patrimonial de caleños y vallecaucanos”, se construirá uno de los proyectos más ambiciosos de Latinoamérica, ‘La Licorera’, Centro de Danza y Coreografía del Valle del Cauca, que, según el Grupo de Divulgación y Prensa del Ministerio de Cultura, será el “centro donde los artistas se consoliden e intercambien experiencias con otros exponentes de la danza en los ámbitos nacional e internacional. El Proyecto está planeado en seis etapas, y contará con espacios como: salas de baile flexibles para talleres de formación, graderías telescópicas de última tecnología, residencias artísticas, un teatro con capacidad para 700 personas, un teatro experimental para 300 personas, un centro de documentación, espacios de acondicionamiento físico y la recuperación del espacio público alrededor del río Cali, con un escenario al aire libre. El Centro de Danza y Coreografía del Valle del Cauca ‘La Licorera’ se convertirá en un espacio para la inclusión y la convivencia pacífica a través del arte y la cultura”.

El pasado 26 de abril estas antiguas bodegas se reactivaron de nuevo con el fin de convocar al arte y la cultura en todas sus manifestaciones. En esta ocasión, para efectuar la Rendición de Cuentas 2010-2018. Como preámbulo, la agrupación de joropo Cimarrón, integrada por Ana Veydó y Carlos ‘Cuco’ Rojas, tuvo como gran responsabilidad abrir el evento. Durante su presentación, la alegría de los aires llaneros desbordó a los cientos de asistentes, entre quienes se encontraban las máximas autoridades del departamento del Valle del Cauca, periodistas e invitados especiales. Después de esta intervención musical, que puso el sello artístico para lo que sería la presentación de la gestión del gobierno del presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, en materia de cultura, los asistentes pudieron conocer cifras concretas acerca de la cultura en Colombia. En ella, el Presidente expresó que, “después de navegar durante casi ocho años, la cultura es el camino a la unidad desde la diversidad”. Es por todo esto que durante su gobierno los “retos eran inmensos: buscar más recursos y nuevas fuentes de financiación; mejorar la infraestructura del sector, hacer de Colombia un país lector, fortalecer los planes nacionales en artes representativas. Además, promover la apropiación y el cuidado de nuestro patrimonio material e inmaterial; apoyar a los artistas y creadores; consolidar las políticas para las industrias culturales y, desde luego, seguir fortaleciendo la industria cinematográfica”. Respecto de las cifras, el mandatario señaló que “entre 2011 y 2018 destinamos más de 2,6 billones de pesos para fortalecer el sector, y los resultados están a la vista. Con el Programa Nacional de Concertación Cultural se han apoyado 12.800 proyectos para fomentar procesos de formación, lectura y escritura, y la realización de festivales, carnavales y ferias. Por medio del Programa Nacional de Estímulos destinamos 100 mil millones de pesos para entregar más de 4.300 estímulos a artistas, investigadores y gestores culturales, consistentes en becas, premios y residencias artísticas, entre otros”.

En torno al séptimo arte, el Presidente manifestó que “a comienzos de esta década se estrenaban en promedio 12 películas nacionales al año. El año pasado se estrenaron 43 producciones, y se ha duplicado el número de espectadores del cine nacional. Nuestro cine es cada vez más reconocido en el exterior, y eso nos llena de orgullo. Por ejemplo, la película ‘La tierra y la sombra’, de César Acevedo, recibió la Cámara de Oro a mejor ópera prima en el Festival de Cannes. Y ‘El abrazo de la serpiente’, de Ciro Guerra, fue nominada a mejor película extranjera en los premios Óscar”.

Frente al tema de Colombia como país lector, el primer mandatario destacó, con total alegría y orgullo, que “hace unos días se dieron a conocer los resultados de la gran encuesta nacional de lectura, en la que se hace una medición amplia y especializada sobre cuánto leen los colombianos […] Pues bien, los últimos resultados de la encuesta arrojaron que el promedio de lectura en las cabeceras municipales llegó a 2,9 libros por año. Si el análisis se hace solo sobre los ciudadanos que manifestaron leer libros, el promedio nacional se ubica en 5,1 libros al año –incluyendo zonas rurales–, y en 5,4, si solo tenemos en cuenta las cabeceras municipales”.

Durante este acto, también hubo un conversatorio con la ministra de cultura, Mariana Garcés, quien sostuvo que “en estos ocho años hemos adquirido y distribuido 20,2 millones de libros entre los colombianos”. Además, durante esta sesión, se hizo el anuncio esperado acerca del artista seleccionado para realizar su obra escultórica, en homenaje a la paz, con base en las armas que el Gobierno Nacional recibió por parte de las Farc: Mario Opazo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, quien, con ‘Kusikawsay’, tendrá el privilegio de instalar su obra en la sede de la ONU en Nueva York. Por su parte, la obra de la reconocida artista Doris Salcedo se ubicará en Bogotá, también como un homenaje más a la paz.

Una nota musical que también se ganó las miradas de todos los asistentes, debido a su impecable presentación artística, fue la de Luis Miguel Caraballo, oriundo de los Montes de María, que expresó el sentimiento de un artista que fusiona su entorno para crear nuevos sonidos con letras que rememoran aquellos juglares que relataban historias al mejor estilo garciamarquiano.

Publicidad
Publicada por: JIMMY FORTUNA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.