Sábado 12 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

El humor, el crítico más mordaz

El 14 de mayo en Cine Colombia, el Cacique, se podrá apreciar la función de Un rey en Nueva York, comedia en la que se realiza una dura crítica a la sociedad estadounidense, con uno de los elementos más mordaces que ha creado el ser humano: el humor.

Comparta este artículo ›

Nueva York, la eterna ciudad, aquella tan buscada por los realizadores cinematográficos, es el escenario perfecto para que Charles Chaplin, el genio del cine silente y sonoro, recurra a su don más preciado, el humor, para realizar todo tipo de reflexiones en torno a un país que le abrió las puertas, pero que también se las cerró en varias oportunidades.

Como ya es característico en él, en esta película no solamente asume el rol protagónico, sino que también dirige y escribe. En Un rey en Nueva York, obra de 1957, es posible comprender por qué Chaplin ha sido referente para muchos actores y, en especial, para comediantes que lo sucedieron décadas después. En esta historia, es factible percibir movimientos, expresiones y acciones que artistas como Chespirito, Mike Myers e inclusive Bill Murray han asumido como propias.

La historia tiene un telón de fondo político. Su protagonista, el rey Shahdov, huye de su país de origen y llega a Estados Unidos, nación en la que le roban de la manera más astuta e ingeniosa la fortuna que él, a su vez, ha robado. Poco a poco, va descubriendo la fragilidad y la vulnerabilidad de esta ruidosa sociedad que se distrae con propuestas cinematográficas de bajo contenido y verosimilitud. Tierra en la que un desconocido se puede convertir fácilmente en alguien lleno de fama y reconocimiento, así surja de situaciones disparatadas. Un lugar en donde el pensar diferente es sinónimo de exclusión, tal y como le sucede al joven Rupert Macabee, papel interpretado por Michael Chaplin, hijo de Charles Chaplin. Patria en la que la capacidad de perdón y olvido se dilapida tan rápido como el dinero.

En Un rey en Nueva York queda claro que no importa el origen ni los crímenes que se hayan cometido, con tal de que se tenga dinero. De hecho, el protagonista tendrá que padecer en carne propia los desplantes y las malas atenciones por parte del personal que labora en el hotel en el que se encuentra, cuando se descubre que han pasado varios días y él aún no cancelado la cuenta. Todo se mira y se admira desde la óptica del dinero y del poder.

Además, en este filme, Chaplin revela algunas de las grandes verdades que se descubrieron en Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX, país que realizó una genuina y vergonzosa “cruzada” contra los “comunistas” y todos aquellos que se atrevieron a criticar el sistema de gobierno de esta nación. Es por ello que los padres de Rupert reciben el peso de la ley, solamente por oponerse al capitalismo feroz que arremete contra los ciudadanos retratados en esta película.

Una historia mordaz e irreverente con el sello de calidad que imprime a sus obras Charles Chaplin, artista europeo que realizó una propuesta cinematográfica ambiciosa y reveladora, fiel a sus principios y experiencias vividas.

En A king in New York, el público podrá apreciar a Charles Chaplin, quien asume con voz propia el rol de un soberano ladrón con ideas revolucionarias que develará la podredumbre que se esconde debajo de un tapete llamado Estados Unidos.

Publicidad

Publicada por: JIMMY FORTUNA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.