Sábado 28 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Una historia

Claudio Poli, director de “Hitler vs. Picasso. La obsesión nazi por el arte”, realiza una exhaustiva investigación que concluye con esta historia inacabada que relata las peripecias que emprendieron los nazis contra la más sublime invención humana: el arte.

Comparta este artículo ›

Sobre Hitler y su círculo de asesinos existe una bibliografía innumerable que recoge información acerca de sus vidas y su sendero común de destrucción. A diferencia de todo el material que se conoce sobre este líder del mal, Claudio Poli, director de “Hitler vs. Picasso. La obsesión nazi por el arte”, ofrece un elemento diferenciador: no solamente mostrar la sed de destrucción por el arte europeo, sino también el afán del “Führer” por consolidar en Linz, su ciudad amada, el museo de museos, una especie del Louvre de Linz.

Este documental, abundante en imágenes, documentos y testimonios, revela la gran obsesión de Hitler por el arte. Prueba de ello es “El astrónomo”, de Jan Vermeer, la obra más amada por el líder del nazismo. Los nazis asumieron la guerra de una manera estratégica. Era común que se reunieran con el fin de ubicar los templos del arte para que, cuando realizaran los acostumbrados bombardeos, estos sitios y las joyas contenidas en ellos no sufrieran ningún daño. Este aspecto devela ese actuar particular de ellos en el que la guerra no era vista como un acto demencial, sino como la más fina muestra de táctica y astucia, debido a que el arte no solamente era un medio para subsistir, sino también una forma de evadir la realidad y evidenciar su poderío, un acto de vanagloria en medio del Holocausto.

Este filme de Poli reabre las cuentas con el pasado. No es solamente el clamor por todas las injusticias que los nazis libraron contra la humanidad. Es también la deuda del temible ejército con los familiares de todos aquellos mercaderes del arte, coleccionistas y amantes de la pintura y la escultura que vieron cómo su herencia fue saqueada por los asesinos nazis, quienes, de una forma premeditada y sistemática, se fueron adueñando no solamente de Europa, sino también de sus más preciadas joyas artísticas. El documental señala que más de 600.000 obras fueron robadas. De ahí el valor de este material audiovisual que pone ante la mirada mundial cómo el arte fue vital para los nazis y cómo, en medio de su desmedido afán de poder, más de 100.000 obras siguen sin conocer la luz, debido a que siguen perdidas.

Además, “Hitler vs. Picasso. La obsesión nazi por el arte” le ofrece al espectador un peregrinaje detallado y anecdótico, con el fin de hacer explícita la denuncia hacia Hitler por haber privado a la humanidad de célebres obras de artistas de la talla de Matisse, Chagall, Picasso, Monet, entre otros, considerados como degenerados, por parte de esa postura purista que emanaba del movimiento nazi.

Publicidad
Publicada por: JIMMY FORTUNA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.