Sábado 04 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Premio Nacional de Novela 2018

Con la novela ‘Ver lo que veo’, el escritor cartagenero se convirtió en el merecedor del Premio Nacional de Literatura de Mincultura.

Comparta este artículo ›

La historia de un barrio marginal de la Costa Caribe, visto a través de sus habitantes y narrado mediante monólogos, obtuvo el Premio Nacional de Novela 2018, entregado por el Ministerio de Cultura, con el fin de reconocer la excelencia en la producción literaria en el país.

De acuerdo con el jurado, integrado por el escritor mexicano Álvaro Enrigue y los colombianos Luis Fayad y Liliana Ramírez, la obra ganadora es el resultado de un autor maduro de imaginación fresca. “Es una novela de un gran propósito literario. Montada en una estructura compleja, que alterna los monólogos con la narración en tercera persona, en una progresión de imágenes visuales compuestas mediante un lenguaje al mismo tiempo personal y universal”, señalan los jurados, quienes añaden que la pluralidad de voces y relatos presentes en ‘Ver lo que veo’ “integran una narración sin fisuras en la que se complementan personajes de diferentes clases sociales que cuentan de la formación de un mundo presente y de sus orígenes. Los oficios diversos, los honestos y los que crea la necesidad de sobrevivir, las ilusiones con su esfuerzo, su engaño y también su recompensa. La historia de Colombia narrada en el tono de una melodía equilibrada. La armonía de sus frases, el arte con sentido y sonido, la forma y la fábula unidas en un objeto que pertenece a la mejor literatura”.

Al conocer la noticia de su designación como ganador del Premio Nacional de Novela 2018, Roberto Burgos explicó que la escritura de ‘Ver lo que veo’ le tomó cerca de tres años. “Yo estaba buscando un acercamiento a ese mundo de la gente que no tiene un nombre, que no tiene un lugar en las páginas sociales; buscaba fundamentalmente un mundo sin voz y un mundo sin lugar. Con esta novela empecé la búsqueda de esa respuesta, con la convicción de que, en esa gente humilde, muchas veces silenciosa, hay una humanidad tremenda y un mundo de cosas que no han dicho. Entonces, la literatura permite que tengan un sitio, una expresión y, de alguna manera, sean sujetos que comparten humanidad y comparten un sitio en la sociedad”.

Respecto a la importancia de recibir el Premio, Burgos señaló que este encierra para él un valor, tanto en lo personal como en lo literario. “En lo personal es un estímulo, un aliento que queda en el orden íntimo de la sensibilidad del autor, y en el orden social, sobre todo cuando se trata de un concurso que cuenta con jurados serios y de calidad, el Premio cumple la labor de darle un lugar de reconocimiento al libro, de alentar su lectura, sobre todo en un país donde el azar, la lotería o la novedad, juegan determinado papel. En este caso, este reconocimiento, para efecto de una novela, en la que el empeño estético es una nueva misión del autor, tiene el papel de quitarle el miedo al lector de lo que llaman ‘obras difíciles’, porque todo es difícil, hasta la vida misma. Es una oportunidad en el mal momento que vivimos en que la facilidad se impone, sobre todo frente a lo que exige la lectura de literatura”.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.