Sábado 11 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

La monstruosidad también

Laura Restrepo configura en ‘Los Divinos’, de la Editorial Alfaguara, un retrato oscuro acerca del renacer y la posterior caída de un monstruo que perpetró una atrocidad que hizo que toda una nación sucumbiera ante el dolor y la impotencia”.

Comparta este artículo ›

El nombre de Laura Restrepo retumbará eternamente en el campo de las letras colombianas, no solamente por su condición de mujer en un terreno que los medios y las editoriales han querido que sea de dominio masculino, sino porque, con el tiempo, su literatura tiene ese fuego, esa tenacidad y firmeza que poseen los grandes autores: retratar la sociedad con el fin de ahondar en sus temibles formas de vida.

Hace un año tuve la posibilidad de entrevistarla en Cartagena y disfrutar de su compañía, rodeados de creaciones como “Delirio”, “La novia oscura” y “La multitud errante”, entre otros títulos. Con “Los Divinos”, su nueva novela, retoma un impactante asesinato, con un fin: “Que todos los hombres, a la par con las mujeres, se manifiesten en las calles contra el feminicidio”. En esta, como en sus anteriores creaciones, su literatura sigue siendo esa voz que clama un aire de renovación en la forma de construir sociedad, una en la que el respeto por el otro sea más que un derecho.

En esta novela retumban las palabras de Michel Tournier como hilo conductor de esta historia que ella organiza en seis capítulos; cada uno de ellos, dedicado a las figuras centrales de esta obra, narrada desde la voz de Hobbit (alias Hobbo, Bitto, Bobbi, Job). En su relato, el lector tendrá ante su mirada las vidas de Muñeco (alias Kent, Kento, Mi-lindo, Dolly-boy, Chucky), el Duque (alias Nobleza, Dux, Kilbeggan), Tarabeo (alias Táraz, Taras Bulba, Dino-Rex, Rexona), la Niña, el Píldora (alias Pildo, Pilulo, Piluli, Dora, Dorila, Gorila) y el citado narrador, que tiene una particularidad, además de ser miembro de los Tutti Frutti: ser el amigo, el “casi hermano” del Muñeco, “el gran narciso […] el más despreciado en medio de esta ciudad que vive del desprecio, y en el más odiado en este país donde los odios son a muerte”.

Además de realizar libremente una reconstrucción de aquel fatídico hecho en el que una niña fue secuestrada, violada, torturada y asesinada, Laura Restrepo, a través de su narrador, demuestra que “si el Muñeco es la cara visible del monstruo, la cara oculta somos nosotros […] si quieres ver un monstruo, desvístete y mírate al espejo”. Es una obra que logra estremecer y permite emprender esa necesaria reflexión acerca del tipo de sociedad que se está moldeando con una marcada pasividad, permisividad y constante alienación.

En esta crítica exploración a la sociedad, el narrador expresa con evidente dolor que “en este país nuestro ha sido tanta la guerra, tanta, soportada por demasiado tiempo, que los vivos ya estamos acostumbrados y los muertos olvidados, y no hay quien registre el catálogo. La violencia pesa y pasa, así, sin más, pasa y arrasa, y la muerte se ha ido volviendo cotidiana”. Más que un clamor por la justicia, en esta historia se alberga un grito de impotencia y también de desesperanza ante el hecho de asumir con frialdad al otro, aquel con el que realmente se puede forjar la nación.

Con su habitual agudeza y sentido crítico, Laura Restrepo ofrece en ‘Los Divinos’ un aterrador reflejo que emana de esa mirada cómplice de un país ante el espejo que lo desfigura.

Publicidad
Publicada por: JIMMY FORTUNA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.