Jueves 13 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

El cielo lo construye usted

La Biblia dice que “el cielo es un lugar lleno de luz” y algunos piensan que él es esa felicidad que supera nuestros grandes anhelos. ¿Para usted qué es el cielo?

Comparta este artículo ›

¿Qué es el cielo?

Dicho de una forma escueta, podría responderle que para mí el cielo no es un lugar específico, sino ese momento de felicidad que encuentran mi corazón y mi mente en determinadas situaciones de mi vida.

Obviamente no puedo desprenderme de otros conceptos que sobre el particular existen, pues muchas ‘ideas sobre el cielo’ se han tejido a través de los siglos.

Por ejemplo, para el católico tradicional, el cielo representa el destino y la recompensa a las angustias de la existencia terrenal.

Y siguiendo con la Palabra Sagrada de Jesús, consignada en la Biblia, el Maestro se refirió al cielo con parábolas y metáforas que hablan sobre la relación del hombre con Dios.

También es evidente que, dependiendo de los protagonistas, cada quien le ha dado su interpretación a este asunto.

De todos los argumentos que he escuchado me agrada mucho lo que dijo en la época medieval San Agustín. Él aseguró que “el cielo es cualquier lugar en donde se dé una perfecta comunicación con Dios”.

Me identifico mucho con esa definición porque también veo al cielo como el espacio vital de mi relación personal con el Creador.

Y contrario de lo que muchos sostienen, considero que para ganarse ese espacio no hay que estar muerto, pues el cielo se puede construir aquí y ahora. ¿Cómo hacerlo? Siendo una bonita persona, evitando pasar por encima de los demás, planteando cosas propositivas, aprendiendo de los errores y evitando llenarme de rencores.

Mi idea de cielo es la de un espacio en el que caben todas esas personas que deciden crecer para bien y que en ese proceso caminan fieles a sus principios, valores y virtudes.

Según mi concepto, un ateo también puede tener su propio cielo, así él prefiera darle otro apelativo.

Creo que es clave garantizar una libertad de interpretación sobre el tema, entre otras cosas, porque no es bueno entrometerse en las perspectivas de las religiones, ni mucho menos en concepciones como por ejemplo la de la reencarnación.

Si llegó a esta parte del texto, haría otra conclusión personal. Yo diría que el único responsable de que la vida sea un cielo o un infierno es usted.

Y se lo digo porque hoy día hay gente pendiente del poder y de las riquezas que puedan acumular, sin tener en cuenta que la tranquilidad alimenta.

El cielo entonces será lo que cada quien imagina y él se diseña de acuerdo con las necesidades y los puntos de vista.

Dicho de otra forma: Conseguir el tiquete celestial es un trabajo individual. Si uno cultiva paz, armonía y seguridad en sí mismo, habrá alcanzado el cielo en la tierra; es decir, el asunto es aquí, no en el más allá.

Publicidad
Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.