Jueves 15 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

La disciplina, la mejor ruta

La idea no es solo estar motivado, hay que ser disciplinado. Alguien que domina esa ‘técnica’ les pone orden a sus buenas iniciativas y asume con fe el compromiso de alcanzar cada una de sus metas.

Comparta este artículo ›

¿Por qué será que aunque usted se motiva, es un buen trabajador y se le mide a emprender varias iniciativas, no avanza y le va mal?

Tal vez le falta un ingrediente clave: Disciplina. Ella, en últimas, es el secreto del éxito.

Es claro que usted tiene ganas de vivir y se esfuerza por salir adelante. Sin embargo, ese entusiasmo suele flaquear ante las angustias cotidianas que lo atosigan.

Total: se deja contagiar por los problemas y, por ende, no persiste en sus buenos propósitos.

Quienes asisten a los gimnasios a ‘esculpir’ sus cuerpos saben muy bien de qué le estoy hablando: ellos no cesan en sus rutinas de ejercicios, más allá de los problemas que tengan en la casa o en la oficina; es decir, aprenden a ser disciplinados.

Tal vez en su caso no ha aprendido las bondades de esta ‘técnica’. Y como no siempre está motivado, se distrae y se aleja de las metas.

Usted mismo se autosabotea y se la pasa recordándose sus intentos fallidos. Por eso vive repitiéndose que “no es capaz”, que “todo le saldrá mal”, en fin...

Recuerde que sí es un ser emprendedor; solo que no ha entendido que su mayor fortaleza radica en ser ordenado para ejecutar sus proyectos. Lo fundamental para cristalizar todas sus energías es apropiarse de la suficiente fuerza de voluntad como para no extraviar su horizonte.

El concepto de disciplina tiene su base en la capacidad que desarrolle para dominar sus impulsos. Cuando es capaz de elegir lo que debe hacer, más allá de lo cómodo que quiere que sea su vida, podrá alcanzar todos sus sueños.

Los buenos resultados de sus proyectos no tienen nada que ver con la suerte o con lo que está a su alrededor. Es un asunto de no desistir, de ponerse de acuerdo para seguir un cronograma e ir paso a paso, con la regularidad necesaria para superar las barreras del ‘día a día’.

Ser disciplinado implica no buscar excusas, no postergar, ser fuerte y poner orden en cada cosa que se plantee.

Por último, quiero decirle que hay muchas formas de ver la realidad que lo rodea, pero la más importante es la de entender que está vivo, que puede sonreír y que es capaz de lograr todo lo que se proponga.

Usted puede decidir ser exitoso en su casa, en su oficina o en cualquier lado del mundo; solo es preciso ser disciplinado.

Publicidad
Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.