Miércoles 02 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Cannes denuncia intimidaciones del exproductor del Quijote, Paulo Branco

El Festival se posicionó en favor del director británico Terry Gilliam en el conflicto que mantiene con el exproductor Paulo Branco para que no se proyecte “The Man Who Killed Don Quijote”, en la clausura del certamen.

Comparta este artículo ›

Cannes denuncia intimidaciones del exproductor del Quijote, Paulo Branco

Alfama Films, controlada por Branco y antigua productora del proyecto de Gilliam, ha solicitado al juez que prohiba la exhibición de “The Man who Killed Don Quixote” porque, en su opinión, viola los derechos de difusión de la obra. Cannes aseguró que no actuó a la ligera cuando decidió incluir la película en su selección oficial y denunció que Branco está dejando que su abogado “proceda a intimidaciones y afirmaciones difamatorias tan irrisorias como grotescas”.

El festival, según el comunicado firmado por su presidente, Pierre Lescure, y su delegado general, Thierry Frémaux, “respetará la decisión” del tribunal que resolverá sobre esta demanda el próximo 7 de mayo “sea cual sea”, pero reiteró su apoyo a Gilliam.

Los representantes del certamen destacaron que los abogados de Branco les han prometido una “derrota deshonrosa”, y dijeron que la única derrota “sería ceder a la amenaza”.

Lescure y Frémaux señalaron que cuando la película fue presentada, Branco les informó del litigio que le enfrentaba al cineasta británico, después de que estos rompieran su relación profesional en la preproducción del filme.

En su nota, recordaron que este tipo de contenciosos son habituales, y que su única misión es escoger las películas “bajo criterios puramente artísticos”.

Cuando decidieron que la producción cerrara el festival, el 19 de mayo, fuera de competición, “nada se oponía a la proyección”. “Por lo tanto, no actuamos a la ligera”, añadieron Lescure y Frémaux, que recordaron que Branco denunció hace años que el certamen no cumplió la promesa de proyectar una de sus cintas, una acusación que cayó en saco roto porque Cannes “no promete”, sino que “selecciona o no”.

Los representantes del festival reiteraron que “los artistas necesitan más que nunca que se les defienda, no que se les ataque”.

En esa línea, apuntaron haber apostado este año por el iraní Jafar Panahi y el ruso Kirill Serebrennikov, dos directores que, en principio, no podrán asistir al pase de sus películas por sus problemas con la justicia de sus países.

Su comunicado avanzó que la proyección de la cinta de Gilliam queda sometida por tanto a la decisión judicial, que dijeron esperar “con tranquilidad”.

La película acumula varias vicisitudes desde que fue ideada hace 17 años, como problemas de financiación o enfermedad de algunos de su antiguos protagonistas.

Los productores españoles del film, Gerardo Herrero y Mariela Besuievsky, aseguraron que este puede se “explotado sin limitaciones en todo el mundo”.

Ambos indicaron que el conflicto legal entre Branco y Gilliam, por los derechos de su anterior proyecto “no tiene nada que ver con la propiedad de los derechos” de “The Man Who Killed Don Quixote”, rodado el pasado verano en España.

La cinta, “un clásico cuento de fantasía y aventuras inspirado en el legendario protagonista literario de Miguel de Cervantes”, según los productores, está protagonizada por Jonathan Pryce en el papel de Don Quijote.

Publicidad
Publicada por: EFE
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.