Lunes 19 de Junio de 2017 - 12:01 AM

Reconozca si su hijo tiene déficit de energía

Comparta este artículo ›

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
Una mala alimentación y el sedentarismo pueden ser las causas del déficit de energía.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)
Permitir que los pequeños después de clase pasen el 100% del tiempo restante en casa sin hacer nada, puede volverlos sedentarios y desequilibrar el balance entre la energía que ha gastado y consumido.

Una mala alimentación fuera del alcance de las vitaminas, minerales y el sedentarismo pueden ser unas de las causas para que sus hijos padezcan de déficit de energía.

¿Por qué es importante prestarle atención? Porque la energía permite que el cuerpo pueda desarrollarse y moverse libremente en relación a las tareas diarias. Si su hijo todo el tiempo se muestra cansado, somnoliento, fatigado y pasa la mayor parte del día en una misma actividad y sin moverse, consulte a su pediatra porque la falta de energía puede ser una mala señal de que algo no anda bien.

Empiece por prestarle atención desde que se despierta hasta que se acuesta, de esta manera podrá identificar si realmente la causa puede ser una mala alimentación, el exceso de actividades diarias o desorden en los horarios de sueño. Si definitivamente su rutina siempre ha sido saludable y no han cambiado sus actividades, es recomendable asistir al médico y realizar los exámenes pertinentes para descartar cualquier anomalía.

Y recuerde que en la etapa de la adolescencia sus cuerpos y cerebros pasan por diferentes cambios que los llevan a estar un poco más casado, o simplemente la pereza y el sedentarismo se les vuelve una moda del día a día.

“En muchas ocasiones, la preocupación que tienen los padres porque sus hijos estén bien alimentados se reduce a que los tiempos entre comidas no sean muy largos o las comidas estén balanceadas de acuerdo con la naturaleza de cada alimento (proteínas, carbohidratos, grasas). Sin embargo, no detallan la cantidad de energía que sus hijos consumen en el colegio y esto es clave tenerlo en cuenta para que la alimentación esté acorde con esto y, de esta forma, el niño no ingiera más alimentos de los que debe, pero tampoco le falten”.

¿Existe una aplicación para identificarlo?

¿Qué es Milo® Champ Squad?

Se trata de una innovación tecnológica que contribuye a que los niños entre 7 y 12 años tengan una alimentación balanceada, desarrollen hábitos deportivos a largo plazo y sean líderes competitivos en el colegio. “Esta plataforma de servicio nos permitirá, además seguir de cerca la actividad física y la nutrición de nuestros hijos, puesto que revela el gasto energético de los niños versus los aportes nutricionales que les damos, tener una cercanía con ellos desde el ámbito digital, generando una oportunidad para estrechar lazos, aplicar refuerzos positivos, fomentar la actividad física y mantener un control de su alimentación, mientras nos divertimos en familia”, aseguró Christian Boucaud, vicepresidente de Productos Lácteos de Nestlé de Colombia.

¿Qué mide con esta aplicación?

Mide y registra la actividad física y el gasto de energía de los niños en cada una de sus actividades escolares, sincronizándose con la aplicación móvil, para facilitar a los padres la evaluación de los planes de alimentación para cada uno de sus hijos, en relación con la energía que gastan a diario. De otro lado, la aplicación tiene dos portales de uso intuitivo, uno diseñado para niños y otro para padres de familia.

(Disponible en App Store o Play Store gratuitamente).

Constanza Ballesteros Ospina

Sonologa pediatra

¿Los pequeños que se muestran cansados y con sueño tienen déficit de energía?

“Si los niños no tienen un buen patrón de sueño, al día siguiente se verá reflejado en falta de energía o si son imperativos, no se concentrarán o no fijaran la atención en un solo punto y no desarrollaran las tareas que tienen propuestas. La falta de energía se ve más en adolescentes y puede ir ligado a que durante la noche tienen un mal patrón de sueño.

¿Cuántas horas hay que dormir?

“Según las edades se deben tener distintos números de hora de sueño, por ejemplo en el caso de los adolescentes ellos deben dormir entre 8 a 9 horas y tener en cuenta que hay que establecer horarios para hacerlo porque no es lo mismo acostarse a las 9 de la noche que hacerlo a las 12, ya que existe una hormona que se libera entre las 8 a las 11 de la noche y esta hormona de crecimiento tiene tres picos durante la noche y el mayor pico se presenta en la hora mencionada. Usualmente los niños no se acuestan a esa hora ya que la mayoría lo hacen después de las 11 de la noche y se saltan esta etapa del sueño evitando el crecimiento, la regeneración de los órganos vitales del cuerpo como por ejemplo el cerebro, el corazón, los pulmones, entre otros. El cerebro durante este tiempo almacena y organiza todo el aprendizaje del día, por eso si se salta este tiempo los niños pueden empezar a padecer déficit de energía; mostrándose al día siguiente cansados, con pereza y con falta de interés por ir al colegio”.

¿Cómo se reconoce que nuestros hijos tienen déficit de energía?

“Cuando les empieza a ir regular en el colegio, les da pereza realizar actividades deportivas, los llamados de atención por desconcentración en clase, el quedarse dormido durante su jornada escolar, olvidar con facilidad lo que aprendió, son algunas señales que le indican a los padres que algo no anda bien”.

Publicidad
Publicada por: LILIANA MARCELA VEGA GÓMEZ CLAUDIA CORTÉS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.