Lunes 30 de Abril de 2018 - 03:01 PM

Parejas modernas: ¿independientes o indiferentes?

Estamos en un mundo donde cada día más se nota que “cada quién hace lo suyo”, incluso en una relación de pareja. Pero, ¿hasta dónde compartir para que una relación funcione y cuándo no hacerlo se convierte ya no en independencia, sino en indiferencia?

Comparta este artículo ›

Tomada de Internet
Una pareja que desea tener una relación estable debe establecer un equilibrio entre aquello que comparten y aquello que le corresponde a cada uno. El tiempo es fundamental.
(Foto: Tomada de Internet)

Ser indiferente es la sentencia de muerte en una relación de pareja: una buena discusión -claro, sin llegar a la agresión o los insultos- es mucho más beneficiosa que los comentarios irónicos, las quejas hechas con fastidio o la apatía ante una situación compleja relacionada  con la persona que uno ama. 

Le puede interesar: Seis formas de saber que ya no ama a su pareja

Lo triste es que la agitación del mundo digital -principalmente de las redes sociales- hace que la indiferencia se más latente, incluso si la relación acaba de comenzar. “Se ha vuelto normal que hablemos a nuestra pareja mirando la pantalla del celular y no a los ojos.

Pasados los primeros tres meses de entuciasmo, las personas comienzan a pasar más tiempo en las redes sociales y una cita se convierte en una sesión de fotos y no en un momento para compartir. Por ahí comienza todo”, explica la coach Camila Díaz. 

Significa que tenemos también una vida centrada en nuestras metas y aspiraciones y no solo en las de nuestra pareja”. Una cosa, eso sí, es muy disinta de la otra. 

Le puede interesar: ¿Cuánta intimidad tienen las parejas felices?

El reconocido psicólogo Ricardo Bustos explica cuáles son esos hábitos que equilibran la unión en la pareja y la natural independencia que cada persona debe mantener en su vida: 

Pasar tiempo solo: a algunas personas les encanta tener tiempo para sí mismas; para muchos, de hecho, es una necesidad absoluta. Les gusta tener tiempo solos en casa, ver películas solos, leer en soledad y comer solo en los restaurantes.

Este deseo de soledad no desaparece cuando entran en las relaciones; en cambio, aprenden a equilibrar el tiempo que pasan con sus parejas con mucho tiempo de valor.

Le puede interesar: ¡Las redes o yo! Expertos le aseguran que las parejas terminan por esto

Estar alejados uno de otros puede ser un componente poderoso para mantener la relación fresca, y mantener a la pareja de la quema de uno sobre el otro.

Pasar tiempo con otras personas: las personas independientes mantienen vidas sociales separadas de las de sus parejas: tienen sus propios amigos y asisten a sus propios eventos sociales, además de compartir algunas de esas cosas entre sí.

Mantener una vida social independiente es bueno para cualquier relación romántica. No podemos pretender que nuestra pareja siempre esté dispuesta a asistir a todos nuestros eventos sociales. Es sano para la relación respetarlo. Porque él/ella es otra persona.

No pretenden estar en contacto constantemente: algunas parejas se ponen en contacto entre sí muchas veces durante todo el día, a través de mensajes y llamadas.

Pero para las personas independientes, este tipo de intercambio constante se siente innecesario e irritante. Confían en su pareja, y les brindan el espacio necesario para no agobiarlos.

Este enfoque puede ayudar a la salud general de una relación, permitiendo a ambas personas para mantener los sentidos claros de sí mismo.

Le puede interesar: “Pillé a mi pareja"

Ser capaz de pasar cómodamente tiempo aparte también es una indicación de que tú y tu pareja están seguros en la relación, ninguno de ustedes está constantemente atascado con preocuparse por lo que la otra persona está haciendo, pensando o sintiendo.

El experto también explica cuáles son las causas de la indiferencia y cómo manejarlo: 

Atraviesa por un periodo de estrés: si el hombre o mujer a quien tanto quiere está atravesando por un periodo difícil en el plano laboral o familiar, cualquier cosa que le genere más estrés del que está acostumbrado a manejar hará que ponga toda su energía en eso y como consecuencia adopte una actitud de indiferencia hacia la pareja.

Le puede interesar: Su pareja lo critica: ¿cómo ser un buen novio?

Frente a esto, lo importante es mantener la calma, pues a medida que logre resolver su situación, estará preparado para resolver los posibles conflictos generados en el compromiso.

Siente que lo está presionando más de lo normal: si su entorno entero piensa en matrimonio, bebés y vida en pareja, puede que esa persona esté atravesando por un periodo de estrés generado por la presión que implica mantener una relación con usted. Por eso es vital que analices el contexto en el que vive, sus comentarios y frases.

Asimismo, que se sienta presionado no es señal que quiera terminar la relación, sino que es solo una forma de aclararse.

Le puede interesar: Conozca los gestos que pueden afectar su relación de pareja

Si está buscando otro tipo de compromiso, lo más recomendable es darle el tiempo necesario para que se decida, de lo contrario es momento de hablar con la pareja y en conjunto tomar la mejor decisión para ambos.

La mala interpretación de los mensajes dentro del compromiso: si dentro de la relación no se decodifican los mismos códigos y se asume que se está bien solo por el hecho de que no hay conflictos constantes, es una señal que algo no funciona perfectamente.

Y ello se verá reflejado en un distanciamiento paulatino, que a simple vista no se notará, pero con el paso del tiempo dará sus primeros frutos, los cuales no serán para nada buenos.

 

Tal situación es un claro indicio que algo no funciona del todo bien y frente a eso es necesario replantearse si vale la pena seguir en aquella relación.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN GALERÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.