Miércoles 27 de Junio de 2018 - 04:38 PM

¿Cansado de que su mente lo domine? Aquí las claves para fortalecerse.

Cómo es que algunas personas logran mantenerse positivas y serenas en los momentos difíciles. No, no es porque tengan algo en su genética que los haga más sabios. Se trata de entrenamiento y de tomar en cuenta algunas claves para mantenerse fuerte mental y emocionalmente.

Comparta este artículo ›

Tomada de Internet
En medio de todo esto, mantenerse mentalmente fuerte, es decir, equilibrar los pensamientos de manera que no nos apabullen y nos lleven a actuar de manera errática, es la estrategia para vivir todos estos momentos.
(Foto: Tomada de Internet )

Así como la mente requiere que usted medite al menos veinte minutos al día para poner en paz sus pensamientos, las emociones también deben ser canalizadas y eso requiere tiempo y ganas de hacerlo.

“Lo primero es sentir las emociones, aceptarlas. Y luego canalizarlas de manera que no apoyen pensamientos negativos que hagan de la situación algo insuperable”, explica la coach Camila Díaz.

La escritora y trabajadora social Amy Morin, emprendedora y colaboradora de Forbes, explica cuáles son las claves de las personas mentalmente fuertes, cuáles son las claves para mantener un equilibrio entre los pensamientos  y los momentos difíciles:

No sienten lástima por sí mismos: las personas mentalmente fuertes no pierden tiempo pensando que existe una conspiración en su contra y que todo el mundo lo detesta.

Simplemente comprende la emoción y piensa: “esto es lo que siento, pero seguiré adelante, todo saldrá bien, lo lograré”.

Le puede interesar: ¿Por qué puede ser difícil terminar con los malos hábitos? La ciencia se lo explica

Comprenden que son responsables de cómo responden a las situaciones y no permiten que otros los hagan sentir inferiores, pero tampoco superiores a los demás.

Aceptan los cambios de la vida: las personas mentalmente fuertes dan la bienvenida a los cambios, no los rechazan.

No gastan energía en lo que no pueden controlar: la gente mentalmente fuerte no se queja del tráfico, de si se le perdió algún objeto o cualquiera otra cosa que puede pasarle a cualquiera.

Tampoco tratan de controlar a las otras personas.

No buscan que las otras personas se sientan siempre bien con ellos, pero hablan con justicia a los demás.

Comprenden que siempre habrá problemas con los demás, pero saben que la idea es manejar la situación con gracia.

No temen tomar riegos que valen la pena: una persona mentalmente fuerte es capaz de hacer un balance sobre lo que ganará o lo que perderá si toma determinada decisión que puede ser arriesgada.

Le puede interesar: ¿Cansado mentalmente? Aprenda a desconectarse

No se ahogan en el pasado, pero aprenden de sus experiencias: las personas mentalmente fuertes son capaces de comprender en qué fallaron, pero no gastan su energía añorando “mejores días”.

No se resienten por el éxito de otros y tampoco se dan por vencidos ante el fracaso: las personas mentalmente fuertes sienten real alegría por los éxitos de otros y perseveran ante los fracasos que puedan surgir en su camino.

Le puede interesar: ¿Usted es un acumulador de emociones?

No tienen miedo de estar solos ni de tener paciencia: las personas mentalmente fuertes se toman las cosas con calma y saben que para eso es necesario pasar un tiempo en soledad.

No tienen  miedo de estar consigo mismos.

La fortaleza emocional no tiene que ver con la fortaleza física, más bien se trata de la capacidad de ser resilentes: de recuperarnos de los momentos bajos y enfrentar las situaciones de la vida con valentía y sabiduría.

La psicóloga Valeria Sabater explica cuáles son los hábitos de las personas emocionalmente fuertes:

Reflexionar todos los días al menos veinte minutos: la idea es pensar qué hicimos durante el día, cómo respondimos en los momentos que requirieron de nuestra decisión y voluntad.

Es el mismo tiempo que podríamos pasar viendo televisión.

Le puede interesar: Enfermedades y emociones... ¿en verdad están relacionadas?

Aceptar sus emociones menos agradables: nos han hecho creer que “debemos” ser felices y que no podemos permitir que nada ni nadie del entorno nos quite esa sensación, pero el problema es que nos hemos hecho adictos a este tipo de “emociones positivas”, tanto, que ya no sabemos qué hacer con una decepción, con la ira o con la tristeza.

Ver los retos de la vida como oportunidades de aprendizaje y no como obstáculos: una perspectiva diferente para asumir los desafíos que la vida nos presenta nos harán más fuertes y sabios en el manejo de las emociones.

Prefiera el respeto a llamar la atención: hay personas que necesitan de constante aprobación externa para saber cómo proyectarse.

Sin embargo, lo único que las personas emocionalmente fuertes necesitan de los otros es respeto y no aprobación.

Dé la bienvenida al cambio, renuévese: las personas emocionalmente fuertes no son las que abandonan de un momento para otro, sino las que reconocen que una situación o entorno no da para más y es necesario diseñar una estrategia para seguir adelante.

Ese entusiasmo es el que los mantiene siempre avanzando.

Le puede interesar: No nos dejemos llevar por las emociones negativas

Sea agradecido: incluso en los momentos más difíciles, agradezca lo que aprenderá.

Dar las gracias también le permitirá liberar estrés y sentirse más tranquilo consigo mismo.

Luchar por sus sueños: juntemos la confianza, autoestima, determinación y unas gotas de coraje para escalar nuestros sueños, para defender las propias necesidades.

Día a día trabaje por lo que tanto desea, por darle sentido a su vida, solo así se mantendrá emocionalmente fuerte.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN GALERÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.