Viernes 01 de Junio de 2018 - 04:01 PM

Momentos difíciles: la ciencia le dice cómo afrontarlos

Buscamos y encontramos las recomendaciones de los científicos e investigadores acerca de cómo manejar esos momentos álgidos.

Comparta este artículo ›

Tomada de Internet
Afrontar las dificultades lo hará ser más sabio. Y lo dice la ciencia: esta conclusión se halló en un estudio de la Universidad de Oregón.
(Foto: Tomada de Internet )

Digamos que lo echaron del trabajo: era algo que no esperaba, aunque usualmente estas cosas no llegan sin previo aviso. ¿Debería enfocarse totalmente en buscar un trabajo inmediatamente?

Seguramente su primera respuesta será “sí, por supuesto”, pero la ciencia le dice que no, que está bien tomarse un par de días para hacer el duelo por la situación y ahí sí, con todo el ahínco y con la mente más tranquila, comenzar una nueva oportunidad laboral.

Le puede interesar: La ciencia le asegura: sí, es bueno reírse de usted mismo

De hecho, expertos de  Mayo Clinic diseñaron una serie de recomendaciones para que, si está atravesando un momento difícil, tenga la claridad mental y emocional para superarlo sin que tenga que arrasar con todo el mundo en su camino.

Entre las recomendaciones de los expertos está hacer una lista de actividades que disfruta, estar al aire libre al menos 10 minutos y reflexionar acerca de esas cosas que le están causando desdicha.

Cómo sentirse mejor en los  momentos difíciles

Charlene Martin Lillie, especialista en resiliencia y guía de pacientes en Mayo Clinic explica que con decir que va a estar bien no es suficiente: es necesario que haga cosas para reconectar con aquello que lo hará sentirse mejor: 

Vuelva a conectarse con aquello que lo hará sentir bien: desde jugar fútbol hasta ir a clases de baile, todos tenemos actividades que disfrutamos, es una manera sencilla de sentirse mejor y así tomar mejores decisiones.

Le puede interesar: ¿Está en una mala racha de su vida? Aprenda a levantarse

Desconéctese de sus problemas: ¿alguna vez se ha sentido tan involucrado con algo que el tiempo parece detenerse y sus preocupaciones desaparecen? Esto se llama “estar en estado de flujo”: se trata de un estado de total concentración en la tarea que realiza y puede aumentar su felicidad.

Busque algo nuevo cada día: su cerebro se siente atraído por las cosas que son nuevas o novedosas. No tiene que saltar en bungee desde la Torre Eiffel, puede ser algo sencillo.

Póngase en primer lugar: siempre habrá algo que “debería” estar haciendo.

Encontrar el equilibrio depende de usted, pero debe tomar tiempo para usted. Hágale saber a su familia que esto es una prioridad, así no tendrá que cancelarlo tan pronto como surja algo.

Le puede interesar: ¿Por qué nos tratamos tan duro?

Sumérjase en la naturaleza: pasar tiempo en la naturaleza puede reducir el estrés y aumentar las sensaciones de vitalidad, asombro, gratitud y compasión. El mundo natural nos ayuda a recordar que somos parte de algo más grande, nos nutre y restaura.

Es una de las mayores fuentes de felicidad.

¿Cómo mantener la calma?

La investigadora Joyce E. A. Russell, de la Universidad de Maryland, ofrece algunas recomendaciones para mantenerse en calma en situaciones que exigen mucho de usted, ya sea una discusión o un problema inesperado:

Comprenda qué dispara su molestia: tener un conocimiento previo acerca de qué cosas lo hacen reaccionar mal le ayudará a prepararse cuando las vea venir.

Le puede interesar: A exorcizar los malos momentos

Reconozca sus emociones, particularmente la ira: es el primer paso para mantener bajo control esta peligrosa emoción. Una vez que lo hace, el cerebro libera una carga de serotonina que hace que, de hecho, su ira disminuya.

Haga alguna actividad que le permita aligerarse un poco: camine, escuche música, medite.

Ponga el asunto en contexto: usualmente las cosas no son tan graves como parecen y tienen solución.

Escriba sus sentimientos y también a su mejor amigo: pídale que le cuente algo gracioso. En seguida se sentirá mejor. Llame al más chistoso del grupo.

Cuide su lenguaje no verbal: si se acepta poner mala cara, seguirá de mal genio y eso le impedirá salir avante de la situación.

Haga uso de su sentido del humor. Nada de sarcasmos hacia otras personas, pero una ligera ironía que no lastime a nadie puede hacerle liberar un poco de energía.

Admita sus errores y ofrezca disculpas, es liberador.

Use un mensaje más positivo para referirse a la situación que está viviendo. Trate de comprender.

Por su parte, el psicólogo e investigador Manuel Pérez Leal ofrece algunas otras claves que le serán de ayuda cuando la situación es inminente:

Identifique el momento en que empieza a sentirse agitado: siente que su corazón late más rápido, le sudan las manos, tiembla o su cuerpo se tensa.

Aprenda a respirar: respire de manera que el aire inflame su diafragma, esto lo ayudará a sentirse más tranquilo.

Aprenda a ser objetivo: el mundo no gira a su alrededor, su punto de vista y sus costumbres no son las únicas que hay.

Haga la pregunta correspondiente: ¿por qué? Tal vez se sorprenda con la explicación.

Practique el estar presente: mire y escuche a la persona con la que está discutiendo, respire y enfóquese en el tema que está tratando. No se distraiga con el celular o mire hacia otro lado.

Perdónese: si falló en su primera reacción, perdónese y siga adelante con la discusión o con su solución para salir de la situación.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN GALERÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.