Lunes 04 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Lo que debe saber sobre el tomate

Los tomates son una de las hortalizas más populares detrás de las papas, las lechugas y las cebollas. Además, ofrecen poderosos beneficios para la salud, tienen un alto contenido nutricional y dan sazón a las comidas. Sin embargo, su consumo excesivo podría también perjudicarlo.

Comparta este artículo ›

Los tomates son jugosos y dulces, llenos de antioxidantes y pueden ayudar a combatir varias enfermedades.

Son especialmente ricos en licopeno, un compuesto vegetal que se ha relacionado con la mejora de la salud cardíaca, la prevención del cáncer y la protección contra las quemaduras solares.

Los tomates pueden ser una parte valiosa de una dieta saludable, además de que dan un sabor increíble a las comidas: ¿quién -que no tenga problemas de salud- ha rechazado unos deliciosos huevos revueltos con tomate y cebolla?

Le puede interesar: Tips para que disfrute su comida rápida

Pues bien, expertos le explican cuáles son los beneficios y también los riesgos del tomate, nativa de Centro y Sudamérica, así como su valor nutricional.

Los beneficios 

La nutricionista Margarita Arévalo explica cuáles son los beneficios de los tomates:

Los tomates son una excelente fuente de vitamina C y otros antioxidantes: con estos componentes, los tomates pueden ayudar a combatir la formación de radicales libres. Los radicales libres son conocidos por causar cáncer.

Le puede interesar: Alimentos “milagrosos”: también tienen contraindicaciones

Un estudio reciente en la revista Molecular Cancer Research relacionó la ingesta de altos niveles de betacaroteno con la prevención del desarrollo de tumores en el cáncer de próstata.

El tomate nivela el potasio en el organismo: mantener una ingesta baja de sodio ayuda a mantener una presión sanguínea saludable. Sin embargo, aumentar la ingesta de potasio puede ser tan importante debido a sus efectos ensanchadores en las arterias.

El contenido de fibra, potasio y vitamina C en los tomates es compatible con la salud del corazón: un aumento en la ingesta de potasio, junto con una disminución en la ingesta de sodio, es el cambio dietético más importante que la persona promedio puede hacer para reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular.

Le puede interesar: Recetas con pimentón

Ayuda a regular los niveles de azúcar: los estudios han demostrado que las personas con diabetes tipo 1 que consumen dietas altas en fibra tienen niveles de glucosa en sangre más bajos, mientras que las personas con diabetes tipo 2 pueden tener niveles mejorados de azúcar en la sangre, lípidos e insulina.

Ayuda a regular la digestión: comer alimentos con alto contenido de agua y fibra, como los tomates, puede ayudar a la hidratación y apoyar los movimientos intestinales normales.

Le puede interesar: Jugos naturales, bajos en calorías

Los tomates son una rica fuente de licopeno, luteína y betacaroteno: estos son poderosos antioxidantes que se ha demostrado que protegen los ojos contra el daño inducido por la luz, el desarrollo de cataratas y la degeneración macular relacionada con la edad.

Ayuda a restaurar el colágeno en la piel: el colágeno es un componente esencial de la piel, el cabello, las uñas y el tejido conectivo. La producción de colágeno en el cuerpo depende de la vitamina C.

Una deficiencia de vitamina C puede provocar escorbuto.

Le puede interesar: “Quiero ser vegetariano”

Como la vitamina C es un poderoso antioxidante, una ingesta baja se asocia con un mayor daño por la luz del sol, la contaminación y el humo.

Las contraindicaciones 

El nutricionista Germán Escobar detalla cuáles son las contraindicaciones para quienes aman el tomate, pero tienen alguna condición de salud o genética que les impide comerlo.

Le puede interesar: Cuidado: Estas son las sustancias tóxicas más comunes en los alimentos

El experto también explica qué pasa cuando usted lo come demasiado:

Tenga cuidado con los preservantes: los tomates no orgánicos pueden estar expuestos a pesticidas que podrían afectar su salud. Lo mejor es comer tomates orgánicos siempre que pueda.

Cuidado con los bloqueadores-beta: los betabloqueantes, un tipo de medicamento recetado para la enfermedad cardíaca, pueden causar que los niveles de potasio aumenten en la sangre.

Los alimentos ricos en potasio, como los tomates, se deben consumir con moderación cuando se toma medicina con este componente.

Le puede interesar: Somos lo que comemos

Tenga presente sus riñones: el consumo excesivo de potasio puede ser perjudicial para las personas con insuficiencia renal. La falla para eliminar el exceso de potasio de la sangre puede ser fatal.

Mejor no coma tomate si tiene reflujo: las personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden experimentar un aumento en los síntomas como ardor de estómago y vómitos cuando consumen alimentos muy ácidos como los tomates.

Las reacciones para cada persona varían.

No consuma una dieta basada solo en tomate: los nutrientes de un tipo de alimento no dan una imagen completa de cómo lograr una dieta saludable. Es mejor comer una dieta variada que concentrarse en alimentos individuales.

Puede producir alergia: aunque la alergia al tomate es rara, con mayor frecuencia causa reacciones alérgicas en individuos alérgicos al polen de pasto. Esta condición se llama síndrome de alergia al polen o síndrome de alergia oral.

En el síndrome de alergia oral, el sistema inmune ataca las proteínas de frutas y vegetales que son similares al polen, lo que provoca reacciones alérgicas como picazón en la boca, picazón en la garganta o hinchazón de la boca o la garganta.

Las personas con alergia al látex también pueden experimentar reactividad cruzada con los tomates.

Vitaminas y minerales del tomate 

El nutricionista Iván Zafra señala cuáles son las vitaminas y minerales que contienen los tomates:

Vitamina C: un nutriente esencial y antioxidante. Un tomate de tamaño mediano puede proporcionar aproximadamente el 28% de la ingesta diaria recomendada.

Potasio: un mineral esencial, beneficioso para el control de la presión arterial y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Vitamina K1: también conocida como filoquinona, la vitamina K es importante para la coagulación de la sangre y la salud ósea.

Folato (B9): una de las vitaminas B, importante para el crecimiento normal del tejido y la función celular. Es particularmente importante para las mujeres embarazadas.

Licopeno: un pigmento rojo y antioxidante, que ha sido ampliamente estudiado por sus efectos beneficiosos para la salud.

Betacaroteno: un antioxidante amarillo que se convierte en vitamina A en el cuerpo, esencial para el crecimiento normal y el funcionamiento del sistema inmunitario.

Naringenina: se encuentra en la piel de tomate, este flavonoide ha demostrado disminuir la inflamación y proteger contra diversas enfermedades en ratones.

Ácido clorogénico: un poderoso compuesto antioxidante, que puede disminuir la presión arterial en pacientes con presión arterial alta.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN GALERÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.