Viernes 29 de Junio de 2018 - 04:01 PM

Ángeles: ¿están entre nosotros?

Algunas personas aseguran que los ángeles cuidan de ellas e incluso cuentan su experiencia en libros. Para otras personas que también se han sentido acompañadas por los ángeles, este proceso es muy personal. Muchas otras personas, sin embargo, no han tenido esta experiencia. ¿Será que los ángeles sí están entre nosotros? Lo que dice la ciencia y lo que cuentan las historias de vida.

Comparta este artículo ›

Tomada de Internet
El canal HBO está adelantando una serie llamada Ángeles en América, donde cuenta las historias de personas que aseguran haber sido tocadas por ángeles.
(Foto: Tomada de Internet )

Hace algunos años, una mujer salió de su casa tarde en la noche, con su maleta, muy alterada después de una fuerte discusión.

Lloraba sola en la calle pensando en que necesitaba encontrar un taxi.

El sitio donde se encontraba estaba apartado de las calles principales, así que muy alterada siguió caminando cuando, de repente, un hombre la llamó a lo lejos: “oiga, señora, ¿necesita ayuda?”

Le puede interesar: ¿Mala suerte? Pilas con lo que atrae

Ella se asustó, así que negó con la cabeza, pero el señor se acercó y le insistió: “venga señora esto está muy solo”.

El hombre le señaló con la mano su taxi, tomó la maleta respetuosamente y la invito a seguirlo.

Extrañada, lo miró más atentamente pues era un hombre alto, delgado, de cabello largo castaño y ojos claros.

Y pensó: este taxista parece extranjero, pero peor aún recordó que no tenía dinero para pagar el servicio.

Cuando ella se lo dijo, él le respondió que no se preocupara.

Le puede interesar: Que su espiritualidad no se convierta en moda

Al carro, la mujer dejó de llorar: estaba más tranquila y extrañamente se sentía segura.

El hombre no habló durante el trayecto, solo le dijo: “usted sabrá cómo salir de esta, solo confié”.

Al llegar al destino la mujer insistía en saber el celular y el nombre del hombre para poderle pagar la carrera.

Él le dejó la maleta en la portería del edificio, antes de irse le dio una tarjeta de presentación, y la abrazó fuerte con mucho amor y ternura, diciéndole: “yo me llamo Gabriel señora. A sus órdenes”.

Le puede interesar: No podrá creer estas tres historias paranormales en Santander

La mujer trató de entender lo que acababa de pasar. Pasó el tiempo, jamás encontró la tarjeta y esa deuda del taxi no pudo pagarla.

Esta interesante historia es uno de los casos que la angeóloga Adriana Gutiérrez Güete ha atendido en consulta.

La experta explicó a Vanguardia.com todo lo que usted debe saber sobre los ángeles.

¿Quiénes son los ángeles?

“Según la etimología, que es el estudio del origen de las palabras. La palabra ‘ángel’ procede del latín angelus, que significa ‘mensajero de Dios’.

Pero, según lo que ellos mismos me dicen, debemos verlos como llaves de Dios, como sus herramientas divinas a la cuales tenemos acceso, para mejorar todos los aspectos que en nuestra vida necesiten luz, claridad, amor, entendimiento, cambios, fortaleza, dulzura, prosperidad, salud, etc.

Le puede interesar:

Ellos tienen vibración, virtudes, atributos, frecuencia y color; así que, si llamamos por ejemplo al arcángel Miguel, estaremos accionando del padre creador la llave de color azul índigo, con atributos de fe, confianza, voluntad, protección y así será con cada uno de ellos.

Aquí cabe destacar la diferencia entre Ángeles y arcángeles: los arcángeles son los profesores o maestros de los Ángeles. Son más antiguos y más sabios.

¿Cómo se manifiestan entre nosotros?

“Ellos se pueden manifestar de millones de formas, desde un animalito, hasta materializarse en forma humana (mujer, hombre o niño) y, como nuestra mente los acepte mejor para que no nos asustemos, por ejemplo, si es un niño, verá su ángel como una mujer hermosa, luminosa, sonriente, muy amorosa, con alas grandes y vestido vaporoso.

Pueden manifestarse también como aromas a flores, cuando por supuesto no hay cerca jardines ni nada parecido.

Si vemos repetidamente plumas en sitios inesperados, mariposas de colores o libélulas estás también son señales inequívocas que ellos están apoyándonos con su amor.

Igualmente podemos ver en nuestros espacios, habitaciones, oficinas o salas, como destellantes esferas de luz giran con esplendidos colores o estrellitas que brillan alrededor de las personas.

Otra forma de manifestarse es con la sensación de escalofríos o cambios de temperatura que sentimos en nuestra piel, e igualmente sentimos compañía sin generarnos miedo.

¿A qué nos ayudan los Ángeles?

A todo, en especial a lo que nosotros mismos les permitimos. Hay que tener claro que ellos respetan el libre albedrío del ser humano de estar o no en la luz. Nosotros a través de la intención debemos accionar ese apoyo en nuestra vida cotidiana, al levantarnos hablarles, al acostarnos agradecer. Así, estarán con nosotros para apoyarnos en situación difíciles, ante personas o relaciones tóxicas, ante la enfermedad o simplemente para sentir su presencia y compañía en momentos de soledad o angustia.

Yo por ejemplo los activo desde que me levanto, les agradezco, me entono en su mágica vibración llamándolos por su nombre y diciéndoles con mis propias palabras para que los necesito, imagino su color y me envuelvo en ese campo de luz para que en mi diario vivir se manifiesten con su claridad, entendimiento, protección, dulzura, fortaleza o para tener un parqueadero o para que pase mi taxi. En todo momento y para todo están con nosotros.

¿Puede la ciencia establecer si existen o no los ángeles?

Los argumentos son encontrados.

El último estudio, realizado por la Universidad de Los Ángeles, California, encontró que no, que los ángeles no existen.

Los investigadores enseñaron a 30 voluntarios a entrar en un estado de sueño extracorporal llamado “sueño lúcido” y se les ordenó buscar ángeles en su habitación: 24 de ellos los encontraron.

Lo que el estudio demostró es que las experiencias con ángeles fueron causadas por los “intereses o pensamientos generales del individuo antes de quedarse dormido, y no por estímulos externos”, como una visita real a una persona religiosa.

Sin embargo, es reconocida la historia de los astronautas rusos a bordo del Salyut 7: en julio de 1984, los cosmonautas vieron que la estación espacial estaba bañada en una luz anaranjada que parecía entrar desde el exterior y que, por un momento, cegó a la tripulación.

Cuando su visión regresó, los científicos buscaron la fuente de luz porque creían que podría tratarse de una explosión, pero lo que vieron fueron las caras de siete ángeles que se movían afuera de la estación espacial. Le dijeron al control en tierra que eran de apariencia humanoide (las caras y los cuerpos parecían humanos), pero tenían alas y halos. Estos seres se mantuvieron al ritmo de la estación espacial durante 10 minutos antes de desaparecer.

Los matemáticos encontraron que durante los últimos 20 años el número de pasajeros que devolvió los billetes en vuelos o recorridos que luego sufrieron un siniestro fue un 18% más alto que en los casos de los que estos recorridos se realizaron sin problemas: señalan que solo un ángel de la guarda podría haber sido el encargado de impedir que subieran todos a su transporte el día de los accidentes.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN GALERÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.