Sábado 29 de Octubre de 2016 - 11:10 AM

“Mi pareja tiene cáncer de seno”

Es fundamental respetar las decisiones que ella tome respecto a su enfermedad, pues quizás usted piense de forma diferente. Exprésele sus opiniones y sugerencias, sin imponerlas. Acepte lo que ella decida y apóyela en el camino que va a recorrer.

Comparta este artículo ›

Revista Nueva /VANGUARDIA LIBERAL
“Mi pareja tiene cáncer de seno”
(Foto: Revista Nueva /VANGUARDIA LIBERAL)

El diagnóstico de cáncer de mama puede hacer tambalear las bases de una relación que se creían sólidas. Tanto, que una investigación realizada con 500 pacientes en la Universidad de Utah (Estados Unidos) encontró que ellas tenían siete veces más riesgo de separarse. Por su parte, un estudio hecho en Seattle (también en Estados Unidos), asegura que el 12% de las relaciones termina en divorcio cuando uno de los cónyuges desarrolla la enfermedad. ¿Cómo afrontar esta nueva situación?

Al decidir vivir en pareja aceptamos estar juntos en todas las circunstancias que nos presente la vida, las gratas y las difíciles. Cuando la mujer recibe la noticia de que tiene cáncer de seno, se ve obligada a hacer un alto en el camino y a adaptarse a muchos cambios.  Sin duda es un momento de grandes cuestionamientos, el cual exige tomar decisiones que los involucran a los dos. No resulta fácil saber cuál es la mejor manera de  acompañar a nuestra pareja en este proceso. Entender lo que cada uno está viviendo es el primer paso  para saber qué hacer.

La mujer que tiene esta enfermedad se enfrenta a la incertidumbre sobre su futuro. Surgen muchos temores relacionados con la propia vida, la posibilidad de morir, la feminidad, la pareja, los hijos, el trabajo. Deberá tomar decisiones sobre los tratamientos médicos que se van a realizar y los apoyos con que cuenta para enfrentar esta realidad. Puede sentir que ha perdido la seguridad y la confianza en ella misma y en la vida, y no saber qué necesita o espera de su compañero.

Conexión afectiva

Para su pareja también es un momento de confusión. Debe lidiar con sus propios sentimientos y ser apoyo para su compañera. Es clave informarse sobre la enfermedad, el tratamiento a seguir, las emociones que aparecen y los cambios de comportamiento que deberán enfrentar.

En este proceso, lo más importante es la conexión afectiva entre los dos. Asegúrese de que su pareja sepa y sienta que usted la quiere y que está incondicionalmente con ella; que está dispuesto a acompañarla y a aceptar los cambios que la enfermedad cause en ella.

Como cada persona es diferente, su manera de reaccionar también será distinta. Tenga en cuenta cómo es su pareja, cuáles suelen ser sus reacciones y qué necesita de acuerdo con su forma de ser y de sentir. Hay quienes prefieren afrontar estas situaciones a solas, mientras otras mujeres necesitan hablar y compartir lo que están viviendo.

Es fundamental respetar las decisiones que ella tome respecto a su enfermedad, pues quizás usted piense de forma diferente. Exprésele sus opiniones y sugerencias, sin imponerlas. Acepte lo que ella decida y apóyela en el camino que va a recorrer. Prepárese para los cambios que puede tener en su forma de ser y de actuar, póngase en su lugar e intente comprender lo que ella está sintiendo y viviendo. Acompáñela en la evolución de la enfermedad y los resultados del tratamiento. Dele su afecto y colaboración en todo momento.

Escúchela y respete sus silencios. Ahora ella necesita que usted la oiga para entenderla, no para responderle. Acepte sus pensamientos y temores, sin desvalorizar sus sentimientos. Dar apoyo no significa decirle en todo momento: “Tranquila… todo va a estar bien… tú puedes superarlo… vamos a salir de esto…”. Aun cuando es un mensaje positivo y necesario, no debe impedir la expresión de lo que está sintiendo.

Así mismo, esté atento a las reacciones y manifestaciones de su pareja. Recuerde que observar le ayuda a entender lo que ella está sintiendo y cómo  recibe sus expresiones de afecto y apoyo. El lenguaje corporal es tan importante como el verbal.

Busquen espacios para hablar sobre lo que ambos sienten, piensan y necesitan. No hagan juicios ni descalifiquen al otro. Recuerden que es positivo compartir sus preocupaciones y sentimientos con otras personas, respetando en todo momento la intimidad de la mujer. Y no descarten la posibilidad de recibir la ayuda de un profesional especializado en el tema.

Para la mujer: tenga siempre presente que el cáncer de seno es tratable y que una actitud positiva,  el amor y el acompañamiento de quienes la rodean, son definitivos en su tratamiento. Esta puede ser una oportunidad para crecer como pareja y replantear las prioridades de la vida.

Publicidad
Publicada por: GLORIA ISAZA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.