Sábado 12 de Noviembre de 2016 - 10:50 AM

Los beneficios de tocar un instrumento musical: ¡Niños más pilos y creativos!

Numerosos estudios lo confirman: la música tiene un efecto positivo en el desarrollo cognitivo y emocional de los niños, incluso desde antes de su nacimiento.

Comparta este artículo ›

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
Los beneficios de tocar un instrumento musical: ¡Niños más pilos y creativos!
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

El efecto de estudiar música y tocar un instrumento musical desde la niñez ha sido ampliamente estudiado y reporta grandes beneficios físicos, emocionales, cognitivos y sociales.

Liliana Arboleda, directora administrativa de la Fundación Notas de Paz, organización que promueve la formación musical en los barrios menos favorecidos de Cali, hace alusión a un estudio realizado por la Universidad de Northwestern y publicado en la revista PNAS en 2015. Éste concluye que la instrucción musical escolar ayuda a mejorar las respuestas del cerebro adolescente al sonido y agudiza el oído y las habilidades del lenguaje.

La música les permite a los niños expresarse libremente desde el punto de vista estético y los prepara para gozarse las expresiones artísticas. Así lo afirma Patricia González en su informe La música como alternativa metodológica en el aula. La docente agrega que estudiarla permite desarrollar múltiples formas de pensamiento y aprendizaje que se relacionan directamente con las habilidades creativas, de autoexpresión, pensamiento crítico, resolución de problemas, disciplina y trabajo en equipo.

Además, el reporte Champions of Change: The Impact of the Arts on Learning, citado por Patricia, concluye que una educación musical adecuadamente impartida, ayuda a los niños en situación de riesgo a salir adelante con más facilidad, a ser resilientes y a desarrollarse integralmente a pesar de las adversidades.

La música en las emociones

Algunos estudios indican que el feto puede escuchar ciertos sonidos desde la barriga de su madre y que un niño de 2 años es capaz de apreciar sonidos básicos o el funcionamiento de diferentes instrumentos musicales.

“Desde esta edad, los niños pueden iniciar un trabajo de exploración instrumental con diversos instrumentos fáciles de tocar, que emitan melodías simples”, explica Liliana Arboleda, quien destaca que la edad ideal para comenzar a tocar formalmente un instrumento musical es a los 5 años. La recomendación de algunos expertos es comenzar con percusión, arpa y piano.

A través de la música, los niños se vuelven más creativos y les encanta imaginar cosas; además, encuentran una forma especial de expresarse. “La música es un lenguaje simbólico que les permite a los niños exteriorizar su mundo interno, así como también interpretar el mundo a su alrededor, facilitando la libre expresión de sus sentimientos, sus sensaciones, sus fantasías y su realidad”, explica Liliana.

Qué pasa en el cerebro

Son muchos los que estudian cómo reacciona el cerebro ante la estimulación musical. Tanto en la Universidad de McGill de Montreal, como en el Instituto Max Plank de Leipzing, entre otros, se estudia la relación de la música con el cerebro. La conclusión, hasta ahora, es que ésta ‘remodela’ el cerebro. Liliana Arboleda afirma que neurológicamente, la música ejerce un estímulo importante. “Una buena música o una buena canción potencia las virtudes de la plasticidad neuronal. Incluso algunos estudios afirman que previene cierto tipo de demencias y que escuchar música puede reducir  las sensaciones de dolor”.

Por su parte, Eduardo R. Hernández, pediatra y terapeuta de la conducta infantil, asegura que “las investigaciones que se han referido al efecto de la música sobre el cerebro infantil, han coincidido en que ésta provoca una activación de la corteza cerebral, específicamente en las zonas frontal y occipital, implicadas en el procesamiento espacio-temporal”.

Por eso, la enseñanza de la música y de otras artes no debería limitarse a actividades extracurriculares aleatorias. Es vital que haga parte de la formación académica del individuo, porque lo reeduca, lo hace más inteligente y lo inspira de formas inimaginables.

RECUADRO

Beneficios  motrices, cognitivos y emocionales de la música

- Estimula el equilibrio, la coordinación y el desarrollo muscular.

- Genera método y disciplina. “Tocar un instrumento convierte a quien lo hace en una persona metódica que cuida los detalles, planifica bien las tareas y tiene mucha capacidad de atención”, asegura Liliana Arboleda, directora administrativa de la Fundación Notas de Paz.

- La música estimula áreas en el cerebro que se relacionan con las matemáticas, al logra que el niño tenga mayor rendimiento en el tratamiento de los números, operaciones, funciones algebraicas y geometría.

- La Universidad de La Florida publicó una infografía, basándose en varias fuentes, donde asegura que la música hace una diferencia en la vida de sus estudiantes al mejorar la memoria a largo plazo, la coordinación de los movimientos de los dedos con los ojos, el rendimiento académico y las habilidades de lectura. Eso no es todo, también enriquece el vocabulario, promueve el entrenamiento mental y corporal, incrementa la habilidad de incorporar nuevos sonidos, facilita el aprendizaje de nuevos idiomas y aumenta la autoestima.

Publicidad
Publicada por: TOMADO DE LA REVISTA NUEVA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.