Miércoles 24 de Febrero de 2016 - 01:40 PM

Los beneficios de cada una de las vitaminas

Con una dieta equilibrada en la que abunden los productos frescos es posible obtener todas las vitaminas que el organismo necesita. Estas deben llegar a través de la alimentación, pues el cuerpo humano no puede sintetizarlas.

Comparta este artículo ›

Colprensa /VANGUARDIA LIBERAL
Los beneficios de cada una de las vitaminas
(Foto: Colprensa /VANGUARDIA LIBERAL)

“Se exceptúan las vitaminas D, que se puede formar en la piel con la exposición al sol; y las K, B1, B12 y ácido fólico, que se forman en pequeñas cantidades en la flora intestinal”, precisan los especialistas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España, Uned.

Vitamina A

Es necesaria para tener “una piel sana, huesos y dientes fuertes en los niños, para mantener la resistencia a las infecciones, para el crecimiento, para la estructura celular y para la visión”, precisa el Instituto del Corazón de Texas. También llamada retinol, solo se encuentra en alimentos de origen animal. No obstante, muchos vegetales contienen carotenos, sustancias que el cuerpo humano transforma en vitamina A.

La familia de las B

La vitamina B1 o tiamina “es necesaria para desintegrar los hidratos de carbono y poder aprovechar sus principios nutritivos”, detallan los especialistas de la Uned. Se encuentra en “cereales integrales, frijoles, guisantes, vísceras, carne magra de cerdo, semillas y nueces”, dice el instituto tejano.

La vitamina B2, conocida como riboflavina, “favorece la formación de anticuerpos y glóbulos rojos e interviene en el mantenimiento de las mucosas y del tejido epitelial, en especial de la córnea ocular”, precisa la Fundación Española del Corazón.

Está presente en la leche, el queso, la clara de huevo, el hígado, los vegetales verdes, los cereales enteros, los frutos secos y el pescado.

La vitamina B3 (niacina) “interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas”, señalan en la Uned.

Se encuentra en la levadura de cerveza, el salvado de trigo, los cacahuetes tostados, el hígado de ternera, las almendras, el germen de trigo, la harina integral de trigo, el arroz integral o los champiñones.

Por su parte la vitamina B5 o ácido pantoténico “interviene en el metabolismo celular como coenzima en la liberación de energía a partir de las grasas, las proteínas y los carbohidratos”, indica la Uned.

Los productos más ricos en ácido pantoténico son las vísceras, la levadura de cerveza, la yema de huevo y los cereales integrales.

La vitamina B6 (piridoxina) se necesita para metabolizar las proteínas. “Las fuentes de este nutriente son las carnes rojas, el pescado, los cereales, los lácteos, las leguminosas, los frutos secos y las levaduras”, expone la Fundación Española del Corazón.

La vitamina B8 o biotina “es importante para el metabolismo tanto de los carbohidratos como de los lípidos”, subraya la Fundación Española del Corazón.

Se halla en las nueces, los cereales integrales, las verduras, las frutas, la leche, las vísceras y la levadura de cerveza.

Ácido fólico y glóbulos rojos

La vitamina B9 o ácido fólico es necesario en importantes procesos metabólicos. Según explica la Fundación Española del Corazón, participa en la formación de glóbulos rojos y es esencial para la formación de leucocitos en la médula espinal y para su maduración, entre otras funciones.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura indica que las fuentes más ricas en ácido fólico son “las hojas de color verde oscuro, el hígado y el riñón. Además, otras hortalizas y carnes contienen cantidades menores”.

La vitamina B12 (cobalamina) “resulta indispensable para la formación de glóbulos rojos y para el crecimiento corporal y la regeneración de los tejidos”, manifiestan los especialistas de la Uned.

“Las fuentes más importantes de esta vitamina son los alimentos de origen animal”, añaden.

Vitamina C

También denominada ácido ascórbico, se halla fundamentalmente en las frutas y vegetales frescos como naranja, la toronja , el kiwi, la fresa o el limón y también en el tomate, los pimientos, la lechuga y en verduras crudas, detalla la nutricionista Patricia Ibáñez.

Esta vitamina, según la Fundación Española del Corazón también es antioxidante y ayuda en la cicatrización y la función inmune.

Vitamina D

“Es fundamental para mantener el equilibrio en el metabolismo el calcio en el organismo, lo que repercute en el sistema musculoesquelético”, detalla Bibiana Pérez, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología

Se encuentra “en algunos alimentos como pescados grasos, leche o huevos, pero en cantidades muy pequeñas, lo que hace que una alimentación normal no garantice el aporte adecuado de esta vitamina”.

La vitamina E o tocoferol actúa como antioxidante.

“Podemos encontrarla en aceites vegetales, en el que más en el de oliva, y después en los de girasol, maíz y soya. También está en el germen de trigo, el maíz, el aguacate y la yema de huevo”, subraya Patricia Ibáñez.

Vitamina K

Por último, la vitamina K o fitomenadiona “interviene en la coagulación sanguínea y en los distintos factores implicados en el proceso”, describen los expertos de la Uned.

Está, principalmente, en los vegetales de hoja verde como espinacas, acelgas, brócoli, repollo o lechuga.

 

Publicidad
Publicada por: COLPRENSA, MEDELLÍN
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.