Martes 16 de Agosto de 2016 - 12:01 AM

El autismo, un

Actualmente se diagnostica con autismo a uno de cada 68 individuos y a uno de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y Sida.

Comparta este artículo ›

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (ASD por sus siglas en inglés).

Actualmente se diagnostica con autismo a uno de cada 68 individuos y a uno de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y Sida.

Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros.

También está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Los trastornos del espectro autista se pueden diagnosticar formalmente a la edad de 3 años, aunque nuevas investigaciones están retrocediendo la edad de diagnóstico a 6 meses.

Normalmente son los padres quienes primero notan comportamientos poco comunes en su hijo o la incapacidad para alcanzar adecuadamente los hitos del desarrollo infantil. Algunos padres explican que su hijo parecía diferente desde su nacimiento y otros, que iba desarrollándose normalmente y luego perdía aptitudes. Puede que inicialmente los pediatras descarten las señales del autismo pensando que el niño podrá alcanzar el nivel deseado y les aconsejan a los padres que esperen y vean cómo se desarrolla.

Nuevas investigaciones muestran que cuando los padres sospechan que hay algo mal con su hijo, generalmente están en lo correcto.

Si tiene inquietudes acerca del desarrollo de su hijo, no espere y hable con su pediatra para que sea evaluado.

Si a su niño lo han diagnosticado con autismo, una intervención temprana es crítica para que pueda beneficiarse al máximo de todas las terapias existentes.

Aunque para los padres puede ser difícil etiquetar a un pequeño como “autista”, entre más pronto se haga el diagnóstico, cuanto antes se podrá actuar.

Actualmente no existen medios efectivos para prevenir el autismo, ni tratamientos totalmente eficaces o cura. Sin embargo, las investigaciones indican que una intervención temprana en un entorno educativo apropiado, por lo menos por dos años durante la etapa preescolar, puede tener mejoras significativas para muchos niños pequeños con trastornos autista. Tan pronto como se diagnostique el autismo, la intervención temprana debe comenzar con programas eficaces, enfocados en el desarrollo de habilidades de comunicación, socialización y cognoscitivas.

El método aba

Actualmente en Bucaramanga existe ‘The Growing Up Center’, un centro especializado en evaluación, diagnóstico y tratamiento de trastornos de la infancia (autismo, síndrome de Asperger, entre otros). Este centro proporciona a las familias las herramientas necesarias para afrontar los diferentes desafíos que se presentan día a día con sus hijos a través de la implementación el método ABA, un ‘Análisis Conductual Aplicado’ que funciona bajo un ensayo operante, individualizado y sistemático provocando en los niños una respuesta y consecuencia. Para mayor información en www.thegupcenter.com

Julie Andrea Traslaviña,

Neuropsicóloga infantil

Uno de los interrogantes que tienen los padres es si su hijo podrá ir al colegio con otros niños de su edad. La respuesta es sí. Gracias al entrenamiento uno a uno de terapia ABA.

La teraria ABA es una ciencia que estudia la conducta, permite adquirir nuevos comportamientos, modificar conductas y eliminar aprendizajes no deseados. Esta empíricamente validado como mejor tratamiento para los trastornos generalizados del desarrollo.

Mucha gente piensa que los niños o niñas con autismo tienen retraso mental, pero se equivocan. La estimulación intensiva y personalizada a tiempo impide que esto suceda.

El retraso mental sobreviene por la falta de actividad mental, dirigida y personalizada a través de una programación concienzudamente estipulada. El cerebro es un músculo que sin ejercicio se atrofia.

Durante años he trabajado con los mejores equipos de España y Estados unidos, lo cual ha permitido mejorar la vida de niños con este diagnóstico.

Cito un ejemplo de ello. Un paciente con 4 años y medio, al comienzo de la terapia no tenía lenguaje oral o escrito, no tenía ningún medio comunicación con su entorno.

Trascurrido un mes de terapia intensiva comenzó a comunicarse, comenzó a hablar. Actualmente se encuentra integrado en un aula escolar normalizada con el apoyo de su equipo terapéutico y el de sus profesores, obteniendo magnificas calificaciones y fortaleciendo lazos de amistad. Continúa trabajando arduamente para conseguir una independencia generalizada.

Se habla realmente de aprendizaje cuando los conocimientos pasan a la memoria de largo plazo, pero esto solo se consigue cuando los niñ@s se divierten. El aprender debe ser un juego. Todos los aprendizajes donde se mezclan las emociones positivas perduran.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.