Martes 06 de Diciembre de 2016 - 12:01 AM

Cuidados para los bebés prematuros

Se calcula que en Colombia por cada 100 bebés nacidos, 12 son prematuros, los cuales son más propensos a diversas enfermedades que ponen en riesgo su vida.

Comparta este artículo ›

Se determina que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación, teniendo en cuenta que un embarazo normal es de 40 semanas (280 días).

Las principales causas de los partos prematuros son la edad de la madre (menor de 18 años o mayor de 35 años), las infecciones urinarias, el embarazo múltiple, la preclamsia y el estrés.

“Un parto prematuro no es planeado, toma de forma desprevenida a la madre y al bebé. El recién nacido es el más afectado porque sus órganos no están totalmente maduros, su entorno representa una amenaza y se ha separado de su madre, rompiendo el primer vínculo materno infantil”, explicó el Dr. José María Solano, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Neonatología.

Las complicaciones más frecuentes en los nacidos antes de tiempo son: enfermedades respiratorias, problemas de la visión, enfermedades neurológicas y afecciones cardiacas.

El pasado 17 de noviembre se conmemoró el Día Mundial de la Prematurez, una iniciativa liderada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que busca reducir la mortalidad materna e infantil, especialmente en bebés menores de cinco años, por dos tercios y tres cuartas partes respectivamente .

Acorde a este propósito, la Red de Apoyo a la Prematurez se une a esta fecha y da a conocer los cuidados fundamentales que los padres deben tener en cuenta para garantizar la atención y la sobrevida de sus bebés prematuros, es decir, aquellos nacidos antes de cumplir las 37 semanas de embarazo.

Y es que, de acuerdo con el presidente de la Asociación Colombiana de Neonatología, el neonatólogo José María Solano, “el parto prematuro es la principal causa de muerte en los recién nacidos (bebés en las primeras 4 semanas de vida) en todo el mundo, es decir, más de 1 millón de niños (35%) que acaban de nacer mueren por esta razón”.

Por lo cual, los bebés prematuros deben recibir los cuidados necesarios desde “su atención brindada por el personal capacitado en el momento del parto, pasando por su ingreso a una Unidad Neonatal (UCI) que brinde la atención requerida, de acuerdo a la complejidad del nacimiento, hasta la protección que reciben en casa por parte de sus padres”, afirma el doctor Solano.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de tres cuartas partes de los bebés prematuros pueden salvarse con una atención sencilla:

* Ofrecer una serie de servicios sanitarios esenciales durante el parto y el periodo postnatal, para todas las madres y todos los lactantes.

*Administrar inyecciones de esteroides prenatales a las embarazadas que corren riesgo de parto prematuro, para fortalecer los pulmones del bebé.

*Aplicar la técnica de la “madre canguro”, que consiste en que la madre sostiene al bebé desnudo en contacto directo con su piel y lo amamanta con frecuencia.

*Lactancia hasta los seis meses. Gracias a este tipo de nutrición infantil, la madre transfiere a su bebé anticuerpos que le permitirán fortalecer su sistema inmune.

*Administrar antibióticos para tratar las infecciones del recién nacido.

*Prevenir enfermedades como el Virus Sincitial Respiratorio (VSR), a través de la utilización de métodos eficaces de inmunización en los bebés recién nacidos.

El Virus Sincitial Respiratorio

El Virus Sincitial Respiratorio (VSR) es el principal causante de infecciones respiratorias durante el primer año de vida y ocasiona un elevado índice de hospitalización en niños menores de 12 meses; la presentación clínica severa y su aparición como brotes epidemiológicos en las unidades con recién nacidos prematuros representa un riesgo elevado de mortalidad.

El VSR ocasiona síntomas leves similares a los del resfriado en personas de todas las edades. Los pacientes suelen presentar fiebre, secreciones nasales y tos, sin embargo, en casos más graves, la enfermedad podría causar dificultad para respirar, situación que para los bebés prematuros podría significar la muerte.

Para el doctor José María Solano, “estos virus respiratorios son de fácil contagio por que se propagan a través de las partículas diminutas que quedan en el aire después que una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda”. Por lo anterior, es probable que cualquier miembro de la familia tenga riesgo de contagiarse después del contacto físico con alguien infectado con el virus.

El Virus Sincitial Respiratorio se difunde de manera vertiginosa en hogares habitados por muchas personas y en guarderías. Para el caso de los recién nacidos prematuros, factores como el hacinamiento, ser menor de seis meses, tener hermanos que asisten a guarderías, la presencia de fumadores en casa y la ausencia de lactancia materna, aumentan el riesgo de contagio de esta enfermedad.

Para el doctor José María Solano, la prevención de la infección por VSR en bebés prematuros se fundamenta en la utilización de anticuerpos que se administran mediante una inyección intramuscular, de acuerdo a las dosis que sugiere el médico tratante. A lo anterior se suma una estrategia de medidas sanitarias que protegen la salud y el bienestar de los bebés pretérmino.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.