2008-10-12 15:41:25

Miles de mariposas tropicales vuelven al Museo Historia Natural de Nueva York

Miles de mariposas tropicales con sus colores azules, escarlatas o verdes, entre otros, animan desde hoy el otoño neoyorquino con su llegada al Museo de Historia Natural, como parte de una exposición en vivo que se puede visitar hasta el 25 de mayo próximo.

Comparta este artículo ›

Miles de mariposas tropicales vuelven al Museo Historia Natural de Nueva York

Se trata de una exposición muy popular en la ciudad desde que comenzó hace once años, y que cada otoño atrae a niños y adultos hasta un paraíso de flores y vegetación tropical en el que revolotean más de 500 clases diferentes de mariposas.

"El invernadero de las mariposas es una exposición educativa y alegre que gusta a niños y adultos y transporta a todos los visitantes fuera de su rutina diaria a un entorno mágico lleno de color y de vida", dijo la presidenta del museo neoyorquino, Ellen Futter.

Además, explicó, que la exposición es "una experiencia interactiva e instructiva única, ya que permite observar la diversidad de la naturaleza recreando un bosque tropical lleno de mariposas".

Los expertos del Museo de Historia Natural de Nueva York han elegido como escenario de ese espectacular paisaje tropical un invernadero de algo más de 100 metros cuadrados, con todo tipo de árboles y flores tropicales, como las pentas o las flores de isora, cuyos rosas y rojos rivalizan con las coloridas alas de las mariposas.

Además, el Museo ha instalado unas poderosas lámparas que simulan la luz del sol en un bosque de ese tipo, y un sistema para que haya también lluvia tropical.

Como música de fondo, los expertos de la institución han grabado los sonidos más habituales de un bosque o selva tropical, como los emitidos por monos o por aves como el quetzal y el periquito, además de otros animales.

Desde fuera del invernadero, construido con paredes transparentes, los neoyorquinos pueden ver el vuelo de las espectaculares mariposas monarca o cebra, de largas e iridiscentes alas, y otras muchas procedentes de lugares como Florida, Costa Rica, Kenia, Tailandia, Malasia, Ecuador y Australia.

Los organizadores explicaron también que como la vida de las mariposas es muy corta, no más de dos o tres semanas, cada semana, mientras dure la exposición, recibirán más de 500 capullos de mariposa para reponer las que vayan muriendo.

En el mismo invernadero se ha instalado una zona en la que los visitantes pueden ver el proceso completo de transformación de ese insecto desde su etapa de crisálida hasta que se convierte en mariposa, así como paneles explicativos sobre esos animales y aprender curiosidades como que las bellas mariposas monarca son tóxicas para los pájaros

Publicidad

Publicada por: EFE,Nueva York