2008-10-13 18:09:30

La educación sexual debe ‘pasar al tablero’

*Milena tiene 16 años, cursa undécimo bachillerato y hace cinco meses dio a luz a su bebé, producto de una relación con su novio, un compañero de colegio. Ella a su temprana edad hoy asume una situación para la que sabe que no está preparada pero ya no puede dar marcha atrás.

Comparta este artículo ›

La educación sexual debe ‘pasar al tablero’

Si bien hoy tiene el apoyo de sus padres y maestros, cuando se dio cuenta de que estaba embarazada fue cuestionada por ellos, a pesar de que nunca recibió de su parte un espacio para hablar de sexualidad. Ni en casa ni en el colegio.

“Aunque sé que no es excusa, no entiendo cómo me hicieron sentir mal cuando saben muy bien que nunca me orientaron para evitar que algo me pasara”, dice esta menor.

De acuerdo con la Tasa de Natalidad de Santander, en 2007 las mujeres entre 10 y 19 años registraron 6192 nacimientos, frente a 6761 en 2006. Aunque la cifra disminuyó, la realidad sigue siendo preocupante

¿Por qué se dan estos casos?
De acuerdo con la socióloga Paloma Bahamón Serrano, Colombia no es un país de sexualidad plena, sana, libre y tranquila. Por esto, asegura, es importante que las instituciones educativas más que formar para resolver ecuaciones o aprender fórmulas químicas, deben esforzarse en enseñar para la vida práctica y la búsqueda de su felicidad.

“Somos analfabetos del sexo y luego nos espantamos de tantos niños y niñas violados, de tanta violencia intrafamiliar, de tanta infelicidad sexual, de tanta explotación y comercio”, dice la socióloga.  

 Con el ánimo de reconocer la responsabilidad de cada una de las partes frente a la educación en salud sexual de los menores de Bucaramanga y Santander, Vanguardia Liberal consultó a profesionales y expertos en el tema.
(*) Nombre modificado por solicitud de la entrevistada.

¿Quién es responsable?

Los colegios y las familias deben abordar la educación sexual desde los diferentes niveles académicos y no sólo a los superiores. También crear estrategias y metodologías más efectivas que vayan más allá de simples conferencias esporádicas en las que se explican qué son los órganos sexuales, para qué sirven y cómo se usan. Por el contrario, cómo no abusar de estos debe ser el punto de partida.  

Este es el pensamiento de Gabriel Gutiérrez Giraldo, especialista en sexología, quien detecta que hoy en las instituciones educativas se considera la educación sexual como clases de anatomía y fisiología, y no clases de comportamiento desde la sexualidad. Debido a esto, es que se da el inicio de la actividad sexual cada vez más temprano y, por consiguiente, embarazos en adolescentes.  

Por su parte la psicóloga del colegio bilingüe Divino Niño, Alba Rocío Villamizar, señala que a lo largo de la historia hablar de sexo ha sido un tabú, lo cual debe cambiar porque actualmente es más fácil acceder a una información que es imposible ocultar.

“La responsabilidad de asesorar a los menores de edad es de los adultos porque medios de comunicación como la Internet, pueden darle a los niños y adolescentes el imaginario de que la sexualidad se reduce al coito, dejando a un lado lo afectivo y emotivo. Por eso, es importante hacer acompañamiento”, expresa la psicóloga.

Igual piensa Gabriel Gutiérrez, para quien la tarea es educar y no ‘educastrar’, es decir, evitar mensajes como “no haga” o “el sexo es malo”. Tampoco reducir la sensibilización al uso del condón, pues algunos ni siquiera saben cómo se usa.

La sexualidad no es sólo acostarse. Es asumir la responsabilidad de lo que puede presentarse después. No mostrar el tema como algo a lo que debe tenérsele miedo sino que para vivirlo se debe ser conciente  y responsable.

Antes de llegar a una cama, replica la psicóloga del colegio bilingüe Divino Niño, es necesario conocer a la otra persona. Sin embargo, de manera contradictoria, ahora algunos hogares no cuentan con papá o mamá juntos, provocando que los hijos consideren que se puede tener una relación sin algún tipo de compromiso.

“La mejor sexualidad que los hijos pueden recibir es la del ejemplo de sus padres, quienes lo ideal es que convivan con amor y respeto, al igual que estén siempre preparados para resolver preguntas y no esperar a que este compromiso lo asuman otros”, puntualiza.

El aporte del sector público

De acuerdo con Patricia Caicedo Higuera, coordinadora del programa ‘Salud sexual y reproductiva’ de la Secretaría de Salud de Santander, el Departamento cuenta con un plan territorial de salud con el que fortalecen el tema en municipios líderes y multiplicadores en salud sexual.

“Buscamos disminuir los factores de riesgo de embarazos en adolescentes y promover los derechos sexuales y reproductivos. Todo desde una metodología lúdica, pues los menores de edad no quieren conferencias sino espacios que les permitan estar activos y no pasivos escuchando”, dice la coordinadora.

Por su parte Luis Alfonso Montero, secretario de educación de Bucaramanga, destaca que el Ministerio de Educación Nacional escogió a esta ciudad, junto a otras cuatro de Colombia, para brindarles herramientas a los maestros para que, en su quehacer pedagógico, cambien de actitud y manejen el tema de sexualidad como un tema más.

“Hicimos un convenio con la UIS, con recursos propios de la Alcaldía de Bucaramanga, con el fin de capacitar a los maestros en el tema de ‘Educación para la sexualidad y construcción de ciudadanía’. Ya iniciamos en 24 colegios del sector”. La idea, agrega, es que no haya una clase específica sino que cada maestro desde su clase, sea matemática o cualquier otra, esté preparado para abordar con tranquilidad la temática sexual.

preguntas y respuestas

En el marco de la conferencia ‘Educación Sexual de los niños y los adolescentes’ que organizó el colegio psicopedagógico Carl Rogers, Vanguardia Liberal habló con Martha Lucía Palacio, psicóloga y especialista en educación y terapia sexual.

¿Cuál es la responsabilidad de las instituciones educativas frente la educación sexual?
“Tienen la responsabilidad de abrir la posibilidad, no solamente de educar a sus estudiantes sino a los padres de familia, porque la mayoría de padres vienen de una época en la que no recibieron capacitación sobre este tema. Esto hace que se sientan atemorizados y sin herramientas para acercarse a sus hijos”.

¿A través de qué metodologías se debe abordar el tema en las aulas?
“De proyectos educativos en los que los colegios tengan cierta libertad, como la semana de la sexualidad en la que se hagan obras de teatro, coplas, conferencias y posters alrededor de los temas que ellos mismos van eligiendo, como el aborto, anticoncepción, noviazgos, homosexualidad.
Despertar la creatividad, involucrando a los padres de familia.
Son mejores estos proyectos que una cátedra en la que sientan que están durmiéndose frente a una temática que están recibiendo para luego reproducir en un parcial. Eso no es.

El adolescente aprende cuando tiene la capacidad de expresar si está de acuerdo o en desacuerdo, emitir juicios, reconocer ventajas o desventajas. Que sean actores y partícipes y no receptores.
No formar en una educación sexista. Se ven casos de maestros que dicen que necesitan a cuatro niños para cargar una mesa como si las niñas no pudieran hacerlo”.

¿Cuáles son las causas que estimulan los índices de niñas embarazadas?
“Son muchas, como la desintegración de las familias, no hay imágenes claras de padre y madre, no hay presencia clara de amor familiar, las familias no están tan comprendidas como el nido de apoyo para el adolescente”.

Publicidad
Publicada por: sdiaz@vanguardia.comSergio Emiro Díaz Santos