2008-10-16 01:40:04

Agromineros exigen sus derechos al Gobierno

Luego de que el 19 de septiembre de 2006 fue asesinado en Santa Rosa, Sur del Bolívar, Alejandro Uribe, un líder activista, quien después fue presentado públicamente como un guerrillero dado de baja, los cerca de cinco mil agromineros de la zona, dicen tener hoy más fuerza como comunidad.

Comparta este artículo ›

Agromineros exigen sus derechos al Gobierno

Por esta razón, hoy reclaman con vehemencia porque sus derechos humanos y fundamentales como salud, trabajo y educación, sean tomados por el Gobierno Nacional como una prioridad que urge soluciones.

Pero la negativa del Gobierno de sentarse a negociar de nuevo en la mesa de interlocución que se instauró con el apoyo de diferentes entidades nacionales e internacionales, y que ha venido trabajando en la zona desde hace cinco años, fue ayer para los agromineros de Fedeagromisbol, la gota que rebozó la copa.

La reunión con la que esperaban darle continuidad a los proyectos agroproductivos de minería y agricultura, y presentarle al Gobierno nacional la dura problemática de conflicto armado, amenazas y falta de garantías para trabajar, estaba convocada y radicada en los ministerios nacionales desde junio, pero ayer, padecieron de la indiferencia de la ‘silla vacía’, una vez más.

Según les afirmaron a los cerca de mil agromineros reunidos, los representantes del Gobierno Nacional no pudieron llegar por un problema con la contratación del vuelo charter en el que se desplazarían.

Ante la indignación por la excusa, no dudaron en reclamar, “por qué sí cuando se cayeron las canecas con cianuro al río toda la bancada con Presidente a bordo, llegaron instantáneamente en helicópteros del Ejército a esta la zona”.

Exigen justicia
Primer caso.

La muerte de Jorge Uribe está siendo tramitada por la Fiscalía de Derechos Humanos con una investigación ya avanzada en la que hay implicados  dos militares. El día de su muerte se movilizaron mil personas en Santa Rosa, exigiendo garantías laborales y justicia para la población.

Segundo caso.
Teófilo Acuña, actual representante legal de la Federación de Agromineros del Sur del Bolívar, Fedeagromisbol, fue judicializado el 12 de marzo de este año y capturado antes de realizarse un junta de la mesa de interlocución. El cargo imputado fue rebelión, pero el gremio insiste en que todo hace parte de un montaje judicial. Acuña fue dejado en libertad por falta de pruebas.

Tercer caso.
Debido a las amenazas de grupos armados y de los monopolios que llegaron a esta región de cultivadores de Palma de Aceite, que exigían a los campesinos vender sus tierras, el Gobierno había instaurado la medida de protección de tierras, con la que las hectáreas que se vieran amenazadas no pudieran ser vendidas de ninguna forma, pero esta medida ya fue derogada, ahora el gremio de trabajadores tiene que ‘vender o vender’.

Los testimonios

Para César Moreno, analista del observatorio de Paz Integral, del PDPMM, la falta de voluntad política es evidente: “Hay que continuar con el desarrollo de estos proyectos porque por ellos es que la gente ha dejado de cultivar coca.

La comunidad está preocupada por los recursos naturales que se están acabando, como el grave deterioro que hoy registra la Serranía de San Lucas, y el avance de monocultivos que están socabando toda la ribera del río”.

De igual forma, se pronunció Teófilo acuña, representante de Agromisbol: “Hoy vemos en riesgo esos poquitos avances, ya varias veces hemos convocado a las comunidades pero no hay presencia del gobierno nacional para atendernos.

El problema es que cuando se cambiaron los cultivos de coca por siembra de yuca, plátano, maíz, arroz, caña, chocolate,  llegó después el gobierno dizque a fumigar la coca, y dañó todos los cultivos que tenían hasta inversión de la Unión Europea, si no nos mata el hambre, nos matan los grupos armados, no tenemos garantías”.

Publicidad
Publicada por: dleon@vanguardia.comDIANA C. LEÓN