2008-10-18 17:10:24

Bush asegura que medidas Gobierno son suficientemente osadas para funcionar

El presidente de EE.UU., George W. Bush, aseguró hoy que las medidas del Gobierno para paliar los efectos de la crisis financiera en la sociedad estadounidense son "lo suficientemente osadas y con suficiente alcance para que funcionen".

Comparta este artículo ›

Bush asegura que medidas Gobierno son suficientemente osadas para funcionar

En su tradicional alocución radial de los sábados, Bush lanzó un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos al afirmar que pueden confiar en que "la economía estadounidense se recuperará".

Como en mensajes anteriores, reiteró que las medidas tomadas por el Gobierno "tardarán un tiempo en dejar sentir su pleno impacto", pero insistió en su eficacia.

Bush recordó que el objetivo primordial de su administración es solucionar los problemas que originaron las turbulencias en los mercados financieros.

Para ello, agrego, aprobó un plan de rescate por valor de 700.000 millones de dólares, que servirá, entre otras cosas, para comprar acciones en los bancos afectados y para adquirir activos "tóxicos" de las empresas con problemas.

La iniciativa del Ejecutivo de comprar acciones a ciertos bancos ha desatado críticas en la sociedad estadounidense porque supone un fuerte intervencionismo por parte del Gobierno.

Por eso, Bush intentó tranquilizar a los escépticos al afirmar que él cree en la economía de libre mercado y que en otras circunstancias se hubiera opuesto a esa medida.

"Pero éstas no son circunstancias ordinarias. Si el Gobierno no hubiera actuado, el agujero en nuestro sistema financiero se agrandaría, las familias y negocios tendrían todavía más dificultades para recibir créditos y en último lugar el Ejecutivo tendría que haber actuado con medidas más drásticas y costosas".

En este contexto, aseguró que la intervención del Gobierno en bancos tendrá "límites prudentes".

Bush explicó que la intervención de su administración es limitada en el tamaño, en el alcance y en la duración.

De hecho, resaltó, el Gobierno solamente comprará "pequeños" porcentajes del accionariado de bancos que quieren participar en este programa, de manera que los inversores privados mantienen el control mayoritario.

Por su parte, no ejercerá control sobre ninguna empresa privada porque los funcionarios del Gobierno -del Departamento del Tesoro y de la Reserva Federal- no se sentarán en los Consejos de Administración de los bancos.

Las acciones que compre EE.UU. gozarán del derecho de voto para que pueda "proteger los intereses de los ciudadanos y no para dirigir las operaciones de las compañías", resaltó.

Por último, las entidades financieras, cuando se recuperen, podrán recomprar las acciones adquiridas por el Gobierno a un precio superior al pagado por la administración, lo que les motiva a hacerlo y a hacerlo pronto, destacó Bush.

En cuanto al coste del plan de rescate, el presidente aseguró a los estadounidenses que el gasto final "será menor que la inversión inicial" de 700.000 millones de dólares.

Esto, explicó, porque el Gobierno podrá revender los activos "tóxicos" que adquiera bajo el plan a un precio más alto de lo que pague por ellos, y además recibirá dividendos trimestrales de las empresas.

Si los bancos deciden no recomprar las acciones al Gobierno en un plazo de cinco años, los dividendos "aumentarán sustancialmente", otro aspecto que debería motivar a las entidades financieras a recuperar sus títulos cedidos al Ejecutivo, señaló.

Por estas razones, y a largo plazo, aseguró Bush, "los estadounidenses pueden confiar en que nuestra economía se recuperará".

Publicidad
Publicada por: EFE,Washington