2008-10-18 18:20:10

Ahorra o nunca

Es tiempo de desempolvar la alcancía.Por más anticuado que parezca, mantener resguardado el dinero y ahorrar es la recomendación que hacen los expertos para que la crisis financiera internacional no toque las puertas de los inversionistas colombianos.

Comparta este artículo ›

Ahorra o nunca

En momentos en que soplan vientos de volatilidad en los mercados internacionales, por la crisis financiera de Estados Unidos, pocos recomiendan mantener un nivel de riesgo moderado o alto.

“Asegurar lo que se tiene, disminuir deudas y hacer inversiones en activos poco visibles”, son las recomendaciones que hace el experto Juan Carlos Echeverri, como un plan de contingencia personal para afrontar el coletazo de la caída de las bolsas.

Invertir en renta fija, en TES, en CDTÂ’s, dejar el dinero en las cuentas de ahorros o asegurar recursos en bienes como la vivienda, son algunas de las alternativas que se abren en momentos en que las acciones tienden a caer en sus cotizaciones y en que los precios de las materias primas tienden a bajar.
En resumen, lo que recomiendan los expertos es ahorrar.

Mantener con cuidado los recursos, al menos mientras pasa la turbulencia. “Ganar menos pero sin arriesgarse a perderlo todo”.

Aunque siempre es mejor ahorrar en las épocas de ‘vacas gordas’ para cuando lleguen las ‘vacas flacas’. No es tarde para hacer ajustes en los presupuestos de gastos y disponer de parte de los recursos para un fondo de inversión.

Precisamente el 31 de este mes se celebra el ‘Día Internacional del Ahorro’ y el Gobierno así como las entidades financieras aconsejan hacer uso de este mecanismo como seguro contra el ciclo de la desaceleración.

Pero ¿qué se puede considerar ahorro? ¿Qué tipo de ahorro hay? ¿Se logra un objetivo guardando una suma pequeña de dinero cada mes?
Esas son las preguntas que surgen cada vez que se trabaja este mecanismo.

Llegó el momento

De acuerdo con el grupo Bancolombia, hay situaciones que indudablemente favorecen la cultura del ahorro.

Una de ellas es no tener seguridad de los ingresos a futuro.

“Si no hay seguridad de que se van a poder mantener los ingresos actuales en los próximos meses o años, es momento de comenzar a guardar una parte de lo que se tiene para cubrir las eventualidades que se presenten”, indican.

Así mismo, el hecho de empezar a prever las necesidades futuras, alimenta una cultura de guardar algo para tener siempre un flujo de dinero para cubrir esas necesidades.

Finalmente, es claro que recibir un mejor salario mensual también estimula ahorrar. Lo más probable es que quien recibe un mejor salario tenga más posibilidades de guardar parte de sus recursos para planes a futuro.

Lo que indican los analistas, es que en estos momentos, luego de un muy buen período de crecimiento de la economía que se mantuvo desde 2003, llegó el momento de disminuir el riesgo y las deudas para asegurar lo que se tiene.

¿Cómo ahorrar?

Poco a poco se puede ahorrar.

Sin embargo, los expertos recomiendan llevar el 10% de lo que ingresa directamente a la alcancía.

Por ejemplo, si recibe ingresos por $1 millón al mes, debería hacer el esfuerzo de ahorrar $100.000 cada 30 días.

Haciendo esta operación estaría disponiendo de $1’200.000 al año, plata que enseguida podría poner a rentar en un CDT a seis meses o más.
Y es que esa es precisamente la parte que se le olvida a muchos de quienes se proponen ahorrar.

Si bien se tienen planes para el dinero ahorrado, el propósito no puede quedar en un gasto.

La idea es que dicho capital siga creciendo y “en la medida en que sus ahorros crezcan, buscar invertirlo en otros productos que le ofrezcan mayores rendimientos”, aconseja Bancolombia.

Muchas alternativas

Si bien a la hora de hablar de ahorro la mente se dirige a la caja fuerte, la alcancía o el colchón, son muchas las alternativas que existen para resguardar el dinero.

Desde el ahorro individual que se hace en la propia casa, utilizando los mecanismos antes mencionados, hasta las inversiones en bienes.

Existen las inversiones que se hacen en los fondos de empleados o en las cooperativas.

Los mismos consisten en la constitución de un capital común con aportes de cada uno de los integrantes que se han propuesto un fin.

Muchas de las cooperativas grandes del país han crecido precisamente con el negocio de recibir dinero de profesionales de determinadas ramas y de prestar a unas tasas más bajas para sus asociados.

Estudios, compra de carro, vivienda o créditos de libre inversión están dentro del portafolio de servicios de una de estas entidades.

Ahorrar en las entidades financieras tradicionales como los bancos es otra de estas opciones.
Lo más básico que se puede tener es una cuenta de ahorros donde la rentabilidad va entre el 0% y el 7,5% efectivo anual, dependiendo de la modalidad de la tarjeta y del monto ahorrado.

Un CDT es una de las inversiones más populares y el cliente puede escoger entre tasa fija y tasa variable atada a la DTF o al IPC (inflación).
Una de las ventajas que ofrecen los CDT es que se pueden fraccionar, endosar o pignorar para respaldar obligaciones (por ejemplo, puede ser usado como garantía de un crédito).

Y se puede pactar un pago de intereses mensual, trimestral, semestral o anual, lo cual le brinda al cliente flujo de caja periódico.
También son catalogadas como ahorro las inversiones en la compra a crédito de un bien mueble o inmueble.

Ahorrar es también disponer de recursos en cualquiera de los instrumentos financieros como acciones de empresas o títulos de crédito del Gobierno.
Sin embargo, en estos momentos de altas volatilidades disponer dinero en acciones sigue siendo un riesgo.

lo que Usted debe saber

Ahorrar es guardar una parte del dinero para poder utilizarlo cuando sea necesario, para formar un patrimonio o solventar gastos en la adquisición de bienes o servicios.

Desde la antigüedad cuando se guardaba el fruto de las cosechas, y hasta la actualidad, el ahorro ha demostrado sus bondades como fuente de recursos para el bienestar futuro o la prevención de contingencias.

Una persona natural, empleado o trabajador independiente, debe fijarse objetivos económicos en el tiempo.

Publicidad
Publicada por: jcardenas@vanguardia.comJuan Manuel Cárdenas