2008-10-20 02:08:42

En Panachi, mil niños ‘Soñaron Despiertos’

En medio de bombas, sonrisas, dulces, sorpresas, payasos, juegos, bailes, música y refrigerios, mil niños de escasos recursos económicos del área metropolitana y de todo el departamento gozaron en compañía de sus “padrinos voluntarios” de una fiesta que llenó de color y de alegría al Parque Nacional del Chicamocha, Panachi.

Comparta este artículo ›

En Panachi, mil niños ‘Soñaron Despiertos’

El radiante sol fue testigo de la calurosa jornada. Desde las 7:30 de la mañana se abrieron las puertas para dar paso a los 60 buses que transportaban a los pequeños.

La jornada fue ideada por ‘Soñar Despiertos’, una organización juvenil sin ánimo de lucro que les regala sonrisas a los menores desamparados. A estos jóvenes no los une ni la religión, ni la afiliación política; sólo los ‘ata’ una elevada conciencia social, que les permite adelantar acciones a favor de la niñez.

La actividad contó con la participación de la Gobernación de Santander, a través del Despacho de la Primera Dama, Rosita de Serpa, quien junto con su equipo de trabajo  ayudó en la organización del certamen y la promoción de su programa “Santander Te Quiere Feliz”.

Además, se cumplió la premiación  del “Festival de Chirriquiticos”, que involucró a niños de todos los municipios de la región y en el que la primera dama, Rosita de Serpa, les entregó 25 bicicletas a igual número de niños.

Entre grupos musicales de la talla de Tinto, junto con el talento Santandereano de Natalie y la energía de Cupido, vibraron los niños. Al compás de sus melodías cantaron a favor de la organización y dejaron escapar más de mil gritos de la alegría que les contagió el corazón.

El baile también ‘se robó el show’. La cumbia y la maraca sonaron al ritmo del tambor para acompañar a niños y niñas, quienes descalzos movieron sus cuerpos marcando el son.

Al caer la tarde, cuando el sol trataba de esconderse por entre las nubes y las caras de las personas presentes en Panachi dejaban ver la satisfacción profunda por el éxito del deber cumplido, con el mismo orden en que llegaron los menores se despidieron del bello paisaje y nuevamente volvieron a su realidad.

Publicidad
Publicada por: Aura M. Castellanos C. / Especial / VANGUARDIA LIBERAL