2008-10-20 05:00:00

Economía y creatividad

Si algo ha caracterizado al ser humano, ha sido la enorme creatividad para adaptarse a las circunstancias más adversas y salir adelante, siempre, a pesar del sacrificio que en cada ocasión, debe realizar.

Comparta este artículo ›

Economía y creatividad

En las diferentes épocas de la humanidad, el hombre ha tenido que trabajar, no solo para conseguir el sustento diario, sino que a través de él, ha logrado escalar los peldaños del desarrollo, hasta ubicarse en la modernidad, que muestra extraordinarios avances pero, también, nos deja ver las enormes dificultades por las que atraviesa buena parte de la población mundial.

Valiéndose de sí mismo y perfeccionando cada vez más sus facultades, hizo posible pasar de una economía de recolección, caza y pesca, a la fase superior del capitalismo. Ese hombre primitivo, en lo económico, en lo social y en lo cultural, tenía una relación y un apego tan fuerte a la naturaleza, que sus primeros conceptos de riqueza, siempre estuvieron relacionados con la tierra, como fuente de frutos y reproducción de semillas, de riqueza pecuaria y de explotación mineral, así como de abundancia en los mares, lagos y ríos.  

Más tarde los fisiócratas, escuela cuyo pensamiento se identificaba con esta teoría, le dio al denominado sector primario, la mayor preponderancia económica y algunos llegaron, incluso, a considerar al comercio, como el menos generador de valor, en el ciclo de intercambio que siguen todas las mercancías desde la producción, pasando por la distribución, hasta llegar al consumo final.

Estamos en la fase superior del capitalismo, sin duda alguna, el sistema con mayor capacidad para crear riqueza, como también, generador de las mayores desigualdades sociales en la población. La concentración de riqueza en pocas manos, es hoy más evidente que hace 20 años.  Menos del 20% de la población posee, ya, cerca del 85% de la riqueza mundial y su poder – transnacional, en muchos casos – supera la capacidad reguladora de los Estados.

El Estado moderno debe brindar protección a sus ciudadanos.  En lo económico puede hacerlo propiciando un adecuado equilibrio entre el capital privado y el público; estableciendo oportuna regulación y evitando los monopolios que pueden ejercer una posición dominante en el mercado; debiendo impulsar, por otra parte, la economía social: aquella cuya presencia no está guiada, exclusivamente, por el ánimo de lucro y que necesita una mayor participación para ejercer la solidaridad económica que las reglas, de la oferta y la demanda no garantizan.  El colapso financiero de Wall Street, es el resultado de la poca regulación sobre los derivados, dando origen a grandes especulaciones, con beneficio exclusivo de pocos protagonistas y graves perjuicios para muchos incautos.

Publicidad
Publicada por: JAIME CHÁVEZ SUÁREZ