2008-10-27 21:08:37

Autoestima en los padres de familia

Resulta frustrante la situación que vive la familia de hoy al ver como los hijos irrespetan a sus padres y ellos en muchas ocasiones les tienen miedo. No han sido capaces de educarlos con valores sólidos, con la mano de hierro y guante de seda.

Comparta este artículo ›

Autoestima en los padres de familia

Eso está pasando con mi hijo y la nuera, quienes se están dejando ganar la partida de mi nieto, un adolescente de 14 años.

Yo les he hablado pero dicen que ya se cansaron, que no saben qué hacer con el muchacho porque se les salió de las manos.

Se muestran frustrados y acongojados porque no les hace caso y para completar anda con unos amigos que ni para qué contarle.

Veo a los dos con una autoestima por el suelo, vueltos nada, no creen en ellos ni en sus capacidades para enfrentar este problema.

Espero me ayude a orientarlos porque a mí no me creen lo que digo.

Doctor, a usted lo admiran y leen sus reflexiones. Le agradezco toda la ayuda que me pueda brindar.

Respuesta

Distinguida señora: Ellos ante todo deben creer en sus capacidades, cualidades y talentos especiales para enfrentar con asertividad el conflicto que se ha generado con su hijo.

Deben tomar conciencia de que ante una crisis adolescente, requieren de paciencia, tolerancia, perseverancia, fortaleza, templanza y mucho amor.

El diálogo será el facilitador del acercamiento y reconciliación familiar, con el que aprenderán a escuchar, comprender, valorar y respetar cada posición.

Su compromiso será prepararse intelectualmente para conocer a su hijo en toda su dimensión, estrechando lazos de cariño y amistad para iniciar una etapa de crecimiento al interior del hogar. Así debe ser.

Reflexión

La autoridad de papá o mamá logra excelentes beneficios cuando se plantea en el ámbito del ser para llegar a hacer y tener.

Es importante que como padre y madre crea en sus posibilidades para proyectar ante los hijos una imagen de confianza, respeto y admiración.

La vida familiar favorece no sólo el cultivo de valores humanos y sobrenaturales sino ante todo el fortalecimiento de la autoestima en cada uno de sus integrantes.

Este objetivo lo pueden lograr los progenitores cuando establecen una disciplina firme pero flexible, donde prime la comunicación asertiva y siendo ante ellos un ejemplo digno a imitar.

Implica esforzarse por mantener su autoimagen sólida, equilibrada, dispuesta a vencer dificultades a pesar de sus imperfecciones.

Los padres de familia deben asumir conscientemente las consecuencias de sus errores y trabajar constantemente para superarlos.

He ahí el fundamento de la transformación y maduración personal.

Publicidad
Publicada por: Jorge Eliécer Díaz Wilches