2008-10-24 03:33:30

¡Estuvo súper hipermega bum!

Si hay algo que llena de satisfacción a los jóvenes es reconocer que no hay nada mejor en la vida que poder expresar lo que se quiere, sin límites de ninguna clase.

Comparta este artículo ›

¡Estuvo súper hipermega bum!

Así lo evidencian a diario en sus conversaciones entre amigos, en las que hablan de sus desilusiones amorosas, relatos de experiencias y en los gritos emocionados frente a una buena noticia.

Atrás quedaron palabras como ‘qué chévere’, ‘bacano’, ‘uno a’, ‘de maravilla’, o ‘súper’. Estas expresiones fueron de las generaciones de ayer, con las que la juventud de hoy siente que no transmiten nada. Tienen la sensación de que se quedan cortos, pues no alcanzan a dimensionar todo lo que ellos experimentan.

El vocabulario de los jóvenes ha cobrado mayor impacto. Aunque los catedráticos y defensores de la Real Academia de la Lengua se oponen a la distorsión del idioma, la comunidad juvenil argumenta que no es ningún atropello. Simplemente, con los cambios de la sociedad y las nuevas tendencias, el lenguaje no puede ser indiferente.

Algunas palabras conservan su forma original para darle fuerza a las ideas, mientras que a otras se les adecua una combinación para hacerlas más llamativas.
Con el ánimo de conocer por qué se dan estas expresiones que se vuelven moda, Jóvenes conversó con ellos y ellas.

LISTA
Algunas de las más usadas

  • Del ***: “Muy bueno”
  • Me orino o me muero: Para transmitir miedo o emoción.
  • Mátese: “¿De verdad?” “No puede ser”
  • Bestial: “Grande”
  • Qué chimba: “Qué bien”
  • Qué rumba: “Qué divertido” o “qué bueno”
  • Sollado: “Impactante”, “irreverente”.
  • Severo: “Muy bien”
  • Una chanda: “algo malo o feo”
  • Hueso: “Malo”, “aburrido”.
  • Qué jartera: “Qué pereza”.
  • Se puso rabón: “Está de mal genio”
  • Volquetearse: “Emborracharse”
  • ¿Vientos o maletines?: “¿Bien o qué?”
  • Chaolín pingüín: “Adiós”

 

Publicidad
Publicada por: sdiaz@vanguardia.comSergio Emiro Díaz Santos