2008-10-25 05:00:00

A lomo de mula

“Aclamada institución colombiana tiene 4,800 libros y diez pies” titula el New York Times del pasado lunes. Lo de los libros alcanzo a entenderlo ya que 4,800 tomos es de por sí una suma considerable más si se considera que la columna nos está hablando de una biblioteca en el pequeño pueblo de La Gloria, en el departamento de Cesar.

Comparta este artículo ›

A lomo de mula

Lo de los “diez pies” puedo imaginarme que nos está hablando de la localización de la biblioteca a diez pies de altura o enterrada a diez pies en cualquier socavón. Oh sorpresa, los diez pies son los cuatro de Alfa, cuatro de Beto y dos de Luis Soriano, éstos son los tres empleados de la “aclamada institución” que mereció el titular de uno de los periódicos más prestigiosos del mundo.

Alfa y Beto portan sobre sus lomos su identificación institucional “Biblioburro” mientras que Luis Soriano los carga todas las mañanas con textos para todos los gustos: desde fábulas del escritor uruguayo Horacio Quiroga pasando por libros de fotografías que llevan a sus lectores a otros mundos como Japón y Escandinavia, sin faltar las ilustres enciclopedias que todo lo saben.

Luis es un maestro que pudo educarse a pesar de vivir en su niñez y juventud una de las peores etapas de violencia guerrillera y paramilitar. Su idea surgió cuando fue testigo del poder transformador que tenía la lectura en sus alumnos que padecían también el infortunio del conflicto.

Hoy transita por estos parajes con Alfa y Beto identificando potenciales lectores que puedan cambiar sus corazones con el poder de la palabra. Cada mes en sus viajes a lomo de mula presta cerca de 300 tomos alguna que otra vez sus lectores se enamoran de sus libros de tal manera que no se los devuelven, gajes del oficio. “He aprendido que si intereso a solo una persona a que lea sobre cualquier cosa vale la pena” por lo cual Luis ve siempre un potencial ilimitado en su profesión y un motivo de ánimo para de llegar con su “institución” a los más remotos parajes.

Reconforta pensar que podemos pasar del burro bomba al biblioburro lo cual indica que sí podemos darle oportunidad a la creatividad en la solución de los males que aquejan a nuestra querida Colombia. Como buen profesor Luis nos ha dejado sembrado una fértil semilla.

Publicidad

Publicada por: Carlos Chaverra