2008-11-01 05:00:00

Quién es mi prójimo?

Un maestro de la ley se acerco para ver si Jesús podía responder a una pregunta difícil y le dijo: Maestro ¿Que debo hacer para tener la vida eterna? Jesús le respondió ¿Sabes lo que dicen los libros de la ley? El maestro de la Ley respondió “Ama al Señor tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que vales y con todo lo que eres y cada uno debe amar a su prójimo como a sí mismo”.

Comparta este artículo ›

Quién es mi prójimo?

El relato bíblico nos cuenta que el maestro de la ley no quedo satisfecho con la respuesta e insistió: ¿Y quién es mi prójimo?
Entonces Jesús le puso este ejemplo: Un día un hombre iba de Jerusalén a Jericó. En el camino lo asaltaron unos ladrones que después de golpearlo, le robaron todo lo que llevaba y lo dejaron medio muerto. Por el mismo camino pasaba un sacerdote judío. Al ver a aquel hombre se hizo de lado y siguió su camino.

Luego paso por ese lugar otro judío, que ayudaba al culto del templo; cuando aquel otro vio al hombre, siguió también su camino. Pero también paso por allí un extranjero de la región de Samaria, al  ver a aquel hombre tirado en el suelo le tuvo compasión. Se acerco sano sus heridas con vino y aceite y le puso vendas. Lo subió sobre su burro, lo llevo a un pequeño hotel y allí lo cuido. Le dio dinero al encargado de la posada y le dijo cuídeme bien a ese hombre. Si el dinero que le dejo no le alcanza  yo le pagare cuando regrese.

A ver, dime, dijo Jesús. De los tres hombres que pasaron por el camino ¿Cuál fue el prójimo del que maltrataron los ladrones?
El que se preocupo por él y lo cuido. Jesús entonces le dijo: Anda y haz tú lo mismo.
Difícil es cuando en una sociedad se nos va borrando el concepto sobre quien es verdaderamente nuestro prójimo. Las noticias de los falsos positivos que llevo a calificar servicios a 27 altos oficiales nos alerta sobre lo cerca que estamos a que se nos endurezca el corazón de forma definitiva.

Anima pensar que ya salió a la luz esta tragedia. Ojala los pasos siguientes conduzcan a entender que buscar el bienestar del prójimo es requisito de sobrevivencia de toda sociedad.

Publicidad
Publicada por: Carlos Chaverra