2008-11-01 03:03:57

B├║caros aplaz├│ su paso a la final

Perder siempre es una posibilidad latente, en el baloncesto y en cualquier deporte; pero cuando el juego est├í empatado, quedan menos de 24 segundos y se tiene posesi├│n del bal├│n, la derrota no est├í en la cabeza de nadie.Esta noche de viernes, B├║caros perdi├│ 94-92 con Sopesa y ahora, ambos quintetos deber├ín jugar un s├ęptimo partido para definir cu├íl es el finalista del baloncesto colombiano.

Comparta este artículo ÔÇ║

B├║caros aplaz├│ su paso a la final

Fue un partido parejo, con dominios ef├şmeros por parte y parte y con diferencias que nunca estuvieron por encima de los 10 puntos.

B├║caros gan├│ el primer cuarto 30-29, cay├│ en el segundo 49-55 y gan├│ el tercero 76-72.

En el ├║ltimo cuarto, Sopesa alcanz├│ a abrir una brecha de seis puntos que B├║caros descont├│ en los ├║ltimos dos minutos.

Con 31 segundos por jugar y el juego empatado a 92 puntos, Sopesa fall├│ en su intento de marcar la ventaja y el bal├│n pas├│ a control de B├║caros.

David Reyes arm├│ la jugada, se abrieron los aleros, Marriaga se acomod├│ en la zona pintada, Cruz Mario se par├│ sobre el per├şmetro de tres puntos... todo estaba listo, el reloj corr├şa y la gente se aprestaba para celebrar.

Entonces Reyes rompi├│, desacomod├│ la defensa de los isle├▒os y lanz├│ el bal├│n a un costado, para Cruz Mario, pero el bal├│n no lleg├│ pleno, el venezolano tuvo que esforzarse para controlarlo y lanz├│ inc├│modo.

Y pas├│ entonces lo que pocos segundos antes parec├şa imposible: la pelota peg├│ en el aro y el rebote cay├│ en manos de Kevin Sowell, el norteamericano emprendi├│ carrera rumbo al tablero de B├║caros y Marriaga tuvo que hacerle falta.

S├│lo quedaban tres segundos, Sowell anot├│ los dos puntos y Sopesa se qued├│ con el control del bal├│n porque la falta de Marriaga fue intencional.

Fin del cap├ştulo, esta vez, la suerte que define juegos en los ├║ltimos segundos estuvo del lado de San Andr├ęs.

El s├ęptimo juego se disputa esta noche de s├íbado, nuevamente en territorio b├║caro, el 'Vicente D├şaz Romero'.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA ONLINE