2008-07-18 05:00:00

Malo porque sí y porque no

Si algo le falta a algunos colombianos es tener unidad nacional para enfrentar los problemas que nos aquejan, especialmente el de la violencia guerrillera, lo que ha permitido que ésta nos haya afligido durante ya largos 50 años.

Comparta este artículo ›

Malo porque sí y porque no

Lo decimos porque nos parece inaudito todo el esfuerzo que los medios de comunicación están haciendo para descalificar la acción gubernamental en la exitosa operación jaque, tratando de encontrarle una grieta por donde se pueda demeritar lo que seguirá siendo el más contundente golpe que se le ha propinado a la organización narcoterrorista.

El rescate de los rehenes no fue un juego de niños; fue un enfrentamiento entre la legalidad absoluta y la ilegalidad a ultranza, en una lucha en que el único que pierde es el orden legal, pues al Gobierno se le obliga a respetar milimétricamente la ley y el Derecho Internacional Humanitario, mientras que a su enemigo se le acepta toda clase de juegos sucios y ahí si no pasa nada.

La historia militar reconocerá lo hecho como una audaz operación, meticulosamente planeada, impecablemente ejecutada y exitosamente concluida, a través de la cual se obtuvo el rescate de unos rehenes en poder de un grupo criminal que no hubiera tenido el menor escrúpulo en asesinarlos a la primera sospecha, como lo hizo con los once Diputados del Valle.

Desde luego una operación de esta naturaleza debe tener una serie de ingredientes que lleve al oponente a no sospechar sobre el propósito de la acción, pues de lo contrario nada se logra.

Sobre este presupuesto, todo el preámbulo debe ser absolutamente mentiroso, todo su desarrollo debe ser perfectamente artificial, pero con plena apariencia de realidad; por lo tanto el engaño debe ser la base central de todo el operativo, como lo fue y precisamente por eso fue exitoso.

Pareciera que a muchos colombianos les doliera que por fin se hubiera hecho algo bien; por eso están dedicados a buscarle alguna mancha pues siento que no resisten las cosas perfectas y el reconocer el éxito les causa una urticaria que no ha dejado de rascarles desde el día de su ejecución.

Publicidad
Publicada por: pilonieta@intercable.net.co Eduardo Pilonieta Pinilla