2008-11-06 05:00:00

Obama Presidente

Barack Obama es el Presidente electo de Estados Unidos y tendrá un Congreso de mayoría demócrata; esto me lleva a congratularme por EU y el mundo, porque ahora se impone un cambio radical que nos puede sacar de la hecatombe que se vive actualmente, en buena parte motivada por los desaciertos de la administración Bush, víctima de sus míseros intereses personales y/o su torpeza e incapacidad.

Comparta este artículo ›

Obama Presidente

Sólo el bajo perfil de su contrincante hace cuatro años, John Kerry, podría explicar su reelección entonces, cuando cualquiera podía apreciar su falta de derrotero, especialmente después del atentado terrorista de los Torres Gemelas, su atontada reacción inmediata y su accionar guerrerista después, sin que seis años más tarde sepa donde está Ben Laden, que igual podría estar en Texas visitando a sus antiguos socios petroleros o en cualquier país de Asia o del mundo.

En cambio semidestruyó Afganistán y luego, contra el parecer de la ONU y buena parte de sus aliados, se inventó la guerra de Irak, acudiendo a una motivación tan falaz que luego él mismo hacia chistes negros sobre ella. Guerra que sólo ha servido a los intereses de algunos empresarios petroleros y a la ingente industria armamentista, la única que siempre se lucra con la guerra.

Los economistas consideran que buena parte de la crisis económica que atraviesa el mundo se debe a las errores del Gobierno Bush, porque ahora, más que cuando la depresión de 1929, décadas antes de la globalización, EU mueve buena parte de la economía mundial. Por todo ello bienvenido Obama.

Los cambios no son siempre positivos, esperamos que éste sí lo sea. El solo hecho de ser negro representa un radical cambio cultural que ni siquiera Luther King alcanzó a soñar: “Yo tengo un sueño: que un día los hijos de antiguos esclavos (negros) se sienten a la mesa fraternalmente juntos con los hijos de antiguos propietarios de esclavos.” Y menos A. Lincoln, abolicionista de la esclavitud.

En cuanto a Colombia, con un Presidente con liderazgo y sin una opinión tan adversa, y un nuevo Congreso así sea de mayoría demócrata, hasta la aprobación del TLC se puede conseguir, no este año, pero sí cuando cese la crisis económica; mucho más que eso, el solo saber que tantos familiares y amigos residenciados en EU siquiera han recuperado su situación económica, sería ya satisfactorio, además de volver al menos al volumen de divisas que por concepto de remesas le ingresaban al país, dejando al futuro ver cómo las relaciones comerciales se van haciendo más fluidas.

Eso para no entrar en los temas del respaldo a la defensa de los derechos humanos y a la importancia de destinar a la paz, en vías de inversión social, buena parte de lo que hoy se destina a la guerra.

Publicidad
Publicada por: Luis pinilla pinilla