2008-11-06 05:00:00

Habrá poca justicia pero mucha verdad

Luego de tres años de la creación de la Comisión de la Verdad, los tres ex presidentes de la Corte Suprema que integran este grupo encargado de desenterrar lo sucedido, el 6 y 7 de noviembre de 1985 durante la toma y retoma del Palacio de Justicia, aseguran que continuarán buscando la verdad hasta que Dios se los permita.

Comparta este artículo ›

Habrá poca justicia pero mucha verdad

El ex presidente de la Corte Suprema y actual magistrado de la Corte Constitucional, Nilson Pinilla, miembro de esa Comisión, afirmó durante un encuentro con los familiares de los desaparecidos del Palacio de Justicia que “va a haber poca justicia, pero va a haber mucha verdad”.

Pinilla explicó que reconstruir lo ocurrido hace 23 años ha sido muy difícil, pero ahora los testigos han superado los miedos y agregó que “tenemos la esperanza de que quienes saben las cosas de conocimiento directo, finalmente se resuelvan a comunicarse con el país”.

Pinilla dijo que en los tres años de trabajo de la Comisión de la Verdad se han alcanzado dos logros: el primero es que la justicia oficial se haya reanimado y que la Fiscalía esté haciendo su labor y existan juzgamientos ante jueces de la República.

“El segundo es que Colombia sepa que ya no va a seguir existiendo la indolencia e indiferencia, porque la Nación tiene derecho a saber lo que sucedió y en esa verdad encontramos una garantía de no repetición”, enfatizó.

Restos DE la Universidad Nacional

Por su parte, el ex magistrado José Roberto Herrera Vergara, quien también es miembro de esta comisión, indicó que aunque no es cierto que los restos de los desaparecidos del Palacio de Justicia estén en los laboratorios de la Universidad Nacional, lo que sí se ha podido establecer es que un cadáver de los desaparecidos pasó por allá. Se trata de los restos del magistrado auxiliar del Consejo de Estado Carlos Horacio Urán.

“Este magistrado salió con vida del Palacio de Justicia, con una herida en la pierna y precisamente en esos exámenes de tipo antropomórfico que se le hicieron hace muchos años, descubrieron que Horacio Urán tenía tres impactos en la cabeza”, afirmó el magistrado.

Indicó además que en el caso del Palacio de Justicia también se debe hablar de ejecuciones extrajudiciales que se cometieron durante la retoma.

Los incendios

El magistrado Nilson Pinilla, miembro de la comisión de la verdad, manifestó que una de las dudas que permanece en la investigación es cómo se iniciaron los incendios que terminaron de destruir el Palacio.

“Los integrantes del M-19 estaban en su mayoría en el cuarto piso y resulta inverosímil e inaceptable que prendieron fuego para morir. La misión del M-19 no era destruir unos expedientes, sino la voluntad de los servidores de la Sala Penal y Constitucional de la Corte Suprema de Justicia”, dijo Pinilla.

Por lo tanto, se mantiene la hipótesis de que los incendios hayan ocurrido de manera fortuita y no se descarta que hayan sido provocados por algún miembro de la Fuerza Pública.

Publicidad
Publicada por: Colprensa