2008-07-18 05:00:00

Continúa investigación tras asesinato de taxista

Para las autoridades aún no están claros los hechos durante los cuales fue asesinado el taxista Andrés Ardila Holguín, de 29 años, a quien le propinaron tres puñaladas el pasado miércoles a las 7:00 de la noche en la carrera 23 con calle 34 de Bucaramanga.

Comparta este artículo ›

Continúa investigación tras asesinato de taxista

Aunque en primera instancia, por entrevistas recogidas por las autoridades se dijo que el taxista había sido asesinado porque su pasajero se negó a pagarle la tarifa del servicio, los móviles de la agresión aún son materia de investigación.

Eso en razón a que si bien las autoridades cuentan con el relato de cuatro testigos presenciales de los hechos, ellos desconocen las razones que motivaron la riña.

En principio se presume que el altercado se produjo por el valor de la carrera. Sin embargo, los investigadores trabajan en otras hipótesis que por ahora hacen parte de la reserva del caso.

Uno de los aportes valiosos de los relatos entregados por los testigos tiene que ver con la información para elaborar los rasgos morfológicos del agresor.

Agentes de la Unidad Investigativa de Homicidios de la Sijin de la Policía Metropolitana de Bucaramanga y miembros del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, trabajan desde la noche de los hechos en el esclarecimiento del crimen.

Dolor en la familia y el gremio
De otra parte, durante una caravana conformada por 30 taxis que partió ayer a la 1:30 de la tarde desde Medicina Legal, fue trasladado el cuerpo de Ardila Holguín a la funeraria Los Caobos, donde permanece en velación.

Amigos, familiares y colegas se agolparon allí para acompañar al conductor, quien por seis años trabajó como taxista.

En medio de la multitud, la viuda de Ardila Holguín abrazaba a sus dos hijos de 6 y 8 años tratando de explicarles que su padre está muerto.

“Yo hablé con él cinco minutos antes de que pasara lo que pasó. Me dijo que en 10 minutos me recogía en el centro. Como no llegó, me fui.

Cuando iba entrando a la casa me llamaron para decirme que él estaba herido. Me fui para el Hospital, pero cuando llegué estaba muerto”, dijo Sandra Milena Ruiz, la viuda.

El conductor residía en el barrio El Reposo de Floridablanca.

Su sepelio se llevará a cabo hoy a las 3:00 de la tarde en el Cementerio Central de Bucaramanga.

Bloqueos y protestas
Sin saber todavía las razones exactas del crimen, un grupo de 15 taxistas utilizó ayer sus vehículos para bloquear la calle 36 con carrera 15, al menos entre las 3:30 p.m. y las 3:45 p.m., para exigirles a las autoridades una mayor protección para el gremio transportador.

“Estamos cansados de poner los muertos. No podemos tolerar más estas situaciones y por eso pedimos a las autoridades que se tomen medidas.

Si no hay soluciones, haremos un paro”, dijo Campo Elías Gómez, vocero de la veeduría metropolitana de taxistas.

Luego del bloqueo, los conductores se movilizaron hasta el Parque Custodio García Rovira para hacer notar su manifestación frente a la Alcaldía.

Para hoy se espera un pronunciamiento de las autoridades municipales.

Publicidad

Publicada por: jalvarado@vanguardia.comjulio césar alvarado