2008-11-08 05:00:00

“En Venezuela matamos gente que traíamos de todo Colombia”

Solicitándole a la Fiscalía que investigue sobre un número no determinado de cadáveres de colombianos arrojados en territorio venezolano y que habrían sido inhumados como NN inició ayer su diligencia de versión libre el desmovilizado jefe paramilitar Armando Rafael Mejía Guerra, alias “Hernán” quien tuvo como sede a Villa del Rosario, entre 2000 y 2004.

Comparta este artículo ›

“En Venezuela matamos gente que traíamos de todo Colombia”

Alias Hernán le contó a un fiscal de la Unidad Nacional de Justicia y Paz que las Auc construyeron entre 2001 y 2002 dos hornos donde incineraban a las víctimas para no dejar evidencias y “borrar” la identidad. En el segundo, ubicado en Juan Frío, cerca a la finca La Carolina, habrían alcanzado a incinerar a 18 personas.

Según Mejía Guerra, posteriormente vino la orden de los superiores, entre ellos ‘Gonzalo’, de no continuar con ese procedimiento criminal sino asesinar a las víctimas del otro lado del río Táchira, en el sector conocido Pueblo Nuevo y del país vecino, como Llano Jorge.

La idea era evitar los levantamientos por parte de las autoridades colombianas y que los cuerpos sin vida terminaran en la morgue de San Cristóbal, en el estado Táchira. De esa manera, desviaban las investigaciones judiciales y en pocas ocasiones los familiares se enteraban de lo ocurrido.

“Entre marzo y abril de 2003 fueron asesinadas casi 50 personas traídas de todas partes (del país)”, declaró Mejía Guerra.

Además de las torturas a que sometieron a varias de las víctimas contó que a otras les abrían el estómago para que se descompusieran de manera más rápida. Fue el caso de los taxistas Juan de la Cruz Casadiego y Jhon Jairo Euse Larreal, acribillados en diciembre de 2000, en la vereda La Uchema (corregimiento de Juan Frío).

Alias Hernán fue soldado del Ejército entre 1993 y 1995 en Carepa (Antioquia), su lugar de nacimiento y crianza. A los 27 años se incorporó a las Auc por intermedio de un paisa a quien llamaban ‘Chacal’, quien surtía de víveres a los “paras”. Argumentó que el hecho de que la guerrilla se llevó a su hermano mayor de la finca de su padre en el Magdalena Medio y luego lo asesinó, lo llevó a sentir rencor y odio para combatir a la subversión. Inicialmente recibió el alias de ‘El Pupi’ con el que lo conocieron en Antioquia.

Por algunos años, Armando Rafael Mejía trabajó en Carepa encargado de matar en el área urbana. Fueron entre 5 y 6 sus primeros crímenes. A comienzos de 1999 se trasladó a Cúcuta. Vivió en el municipio de Los Patios y por tres meses en el barrio Sevilla. Para los primeros meses de 2000 asesinó en la cancha “El Chulo” a tres jóvenes con la ayuda de sus compinches ‘Chaca’ y ‘Menco’.

Otros crímenes

A comienzos de 2001 la muerte de tres hombres en La Parada a quienes -dijo ‘Hernán’ asesinó a sangre fría con una pistola en cada mano. También a un hombre conocido como ‘El Paisa’ en el centro de Villa del Rosario. Armando Rafael Mejía Guerra fue detenido el 14 mayo de 2004 por la muerte de Gloria Marín y tres escoltas. Ahora deberá responder dentro del proceso de Justicia y Paz al que se acogió para recibir una rebaja importante en la pena por los años que delinquió como paramilitar.

Publicidad
Publicada por: Bogotá, Colprensa