2008-11-08 18:45:21

Ideotas para acabar con el narcotráfico

Estamos atravesando unos días de tanta incertidumbre en lo que pueda suceder a nivel mundial y con tantos cambios, que los negocios han pasado de viables a inviables a la velocidad del sonido, volviendo a ser viables con la misma velocidad. Con el nuevo gobierno de Estados Unidos, tendrá más futuro un niño en la guardería de Michael Jackson que el Tratado de Libre Comercio.

Comparta este artículo ›

Ideotas para acabar con el narcotráfico

La reelección de Uribe (el del Banco de la República) nos garantizará intereses “bajos” en el futuro pues los valores estarán basados en el cambio discontinuo del cambio. Ante tanta versatilidad del pensamiento,  me siento con derecho a pensar también en ideotas, y ésta en especial es para acabar con el narcotráfico.

Sin más preámbulos, voy a lanzar la fórmula salvadora de este mal que nos aqueja desde hace tantos lustros: Legalizar la coca es la solución!!!. La única condición es que los trámites que hoy tenemos que hacer el resto de los colombianos formales en nuestras líneas de negocio agrícola, los tengan que hacer quienes quieran dirigir este único negocio que no se ha visto afectado con la convulsión de los mercados.

La ideota no es original mía sino que se halla inspirada en la Dirección Nacional de Estupefacientes y Dirección Antinarcóticos. Dichos trámites, que se exigen para controlar milimétricamente todo lo que influya en el cultivo, en el  trasporte y en su  transformación, incluyen permisos, licencias y reportes por cada compra, uso, consumo y movilización de: abonos, combustibles, cemento, urea, fumigación aérea y adquisición de aeronaves privadas.

Quisiera ver al mono Jojoy, a Don Mario o a cualquiera de los Dones que tenemos en el país, tramitando y obteniendo los permisos para compra y movilización de cemento, combustibles o abonos. En todos los casos, tendrán que presentarse cada vez que cambian al encargado del control, para que los reconozcan. Sin embargo, sólo puede hacerlo el representante legal de la sociedad y personalmente.

Así, en el caso de Jojoy tendrá que presentarse Cano. En aviación, sólo tendrán que cumplir con 68 trámites y tener al día 18 permisos sin contar con la estampilla antinarcóticos la cual no puede mancharse so pena de quedar en tierra. Ello, si logran el certificado de carencia para cada uno de los lugartenientes, miembros del secretariado y comandantes de frente, para lo que, a su vez, deberán reunir también 15  certificaciones por cada uno de ellos.

Ahora entiendo por qué decidieron irse a la clandestinidad y optar por la fórmula de no solicitar permisos. Entiendo también la ventaja que nos sacan en competitividad y en esto estará de acuerdo el profesor que habla de la importancia en la claridad de los procesos. Yo creo que ideotas así, si no acaban con el narcotráfico, por lo menos sí con la agricultura legítima. Qué verraquera cómo los colombianos hemos logrado complicar lo simple. Todas estas medidas me hacen acordar de mi bisabuela que quedó feliz con la llegada del automóvil porque se acabarían los problemas de los borrachos a caballo, o del alcalde que prohibió las motos para evitar los delitos desde estas. Cada vez entiendo más a mis amigos que decidieron irse a vivir a Zapatoca.

Publicidad
Publicada por: Jaime Lievano