2008-07-19 06:59:10

Remedio para los meniscos

En estos días de tanta confusión, en los que muchos colombianos dejaron de ser ellos mismos para convertirse en uribitos que ya no ven a Bush como la máxima gloria de la humanidad sino a Uribe como el mejor presidente del mundo, uribitos que ya no buscan el Dios que está dentro de ellos sino que siguen al que está a todas horas en la tele, uribitos que ya no ven el mal en Satanás sino en Hugo Chávez y al arcángel Gabriel lo confunden con Juan Manuel Santos, en estos días, digo, los sacrílegos que todavía creemos que matar es malo, que mentir es perverso, que violar la ley es inconveniente, que proteger a los delincuentes –por más amigos que sean- es indeseable y que Uribe está llevándonos al carajo, tenemos que echar mano de lo que se pueda para mantener la cordura, no extraviar la fe y conservar la esperanza.

Comparta este artículo ›

Remedio para los meniscos

Un buen rosario, tanto para uribitos como para los que son ellos mismos, es la serie de consejos indígenas que encontré en Internet y que les expongo a continuación:   

1. Búscate a ti mismo, por tus propios medios. No permitas que otros hagan tu camino por ti. Es tu senda, y sólo tuya.

2. Levántate con el sol para orar. Ora solo, frecuentemente. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.

3. Sé tolerante con los que perdieron el camino. La ignorancia, la presunción, la ira, provienen de un alma perdida.

4. No tomes lo que no es tuyo, sea de la Cruz Roja, de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura.

5. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.

6. Nunca hables de los demás de mala manera. La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.

7. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu. Practica el optimismo.

8. Evita herir los corazones de los demás. El veneno de tu sufrimiento retornará a ti.

9. Sé veraz todo el tiempo. La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.

10. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo. No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.

El que comprenda esto podrá ver la luz y sus meniscos mejorarán porque no tendrá necesidad de arrodillarse tanto.

Publicidad
Publicada por: Jairo Alfonso Martínez Gómez