El bobo y la pirámide | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
2008-11-14 05:00:00

El bobo y la pirámide

Comparta este artículo ›

El bobo y la pirámide
“De eso tan bueno no dan tanto”, dijo el bobo cuando le dieron una paila llena de arequipe para él solo, según el viejo cuento castellano.

Y tenía razón, porque en el dulce se había sumergido un ratón muerto. A esta conclusión no llegaron nuestros compatriotas cuando resolvieron entregar los ahorros a las célebres pirámides, con el ilusorio fin de obtener el 150% de utilidades. Y esos motores financieros con un gran contenido de estafa proliferaron por todo el país y los ingenuos colombianos cayeron en la redada, a pesar del llamado de alerta de algunas víctimas. Como una marejada humana acudieron a esos establecimientos financieros, sin razonar, sin inteligencia y sin ningún freno.

Ya el Gobierno empezó a tomar medidas porque especialmente los pastusos arremetieron con ira y dolor contra sus estafadores, quienes además de timarlos los ofendieron. Creemos que las medidas jurídicas que se tomen son convenientes, pero el problema es mucho más profundo, porque los colombianos han demostrado una cultura que indudablemente se acerca al código penal. No es posible que, como lo dijera el Vicepresidente Santos, los ingenuos ahorradores crean que por arte de magia van a triplicar sus dineros. Solamente una mentalidad torcida puede dejarse convencer fácilmente de tamaña farsa o si no, es que no hay ingenuidad si no audacias equivocadas.

Lo más preocupante es que hemos adquirido una cultura del dinero fácil, del enriquecimiento ilícito y de la maniobra torticera para adquirir dinero. Es así como amplios núcleos de la juventud tienen como paradigma de ciudadano a quien se enriquece vertiginosamente, sin importar que medios utilice.

Ya se admira al funcionario que sale de la administración con una abultada chequera y bienes adquiridos fácilmente, mostrados con vistosidad. Ya no es ejemplar el hombre que amasa fortuna alrededor de una tienda o en la agradable faena de las haciendas.
Ese héroe es considerado arcaico y poco menos que un orate.

Publicidad
Publicada por: GUSTAVO GALVIS ARENAS