2008-11-15 05:00:00

Personal de la Fiscalía y Ecopetrol habrían sido sus cómplices

En el segundo día de versión libre el desmovilizado paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Edilfredo Esquivel Ruiz, alias El Osito, señaló a funcionarios de la Fiscalía, de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), Policía y un ex alcalde de Tibú, de tener complicidad con los comandantes de las autodefensas durante su permanencia como comandante urbano en Tibú.

Comparta este artículo ›

Personal de la Fiscalía y Ecopetrol habrían sido sus cómplices

Según el ex combatiente, por orden de alias Camilo (comandante en La Gabarra) en el 2000 fue encomendado a tomarse el municipio tibuyano como comandante urbano. En la labor lo acompañaron alias ‘Polocho’, ‘Moncholo’, ‘ZC’, ‘Torrado’, ‘El Paisa’, ‘Búfalo’, ‘El Gato’, ‘México’, ‘César’, ‘La Flaca’, y ‘Chamba’, entre otros.

Al llegar conocieron al nuevo comandante alias ‘Mauro’ con quien iniciaron el plan de acciones a seguir. Dijo que desde ese momento empezaron a recibir la colaboración de un hombre de apellido Montaño “quien era un señor de confianza dentro de Ecopetrol”, indicó.

Además de otro funcionario apodado ‘El Tailandés’ quienes los recogieron en vehículos de la empresa petrolera y los hospedaron en las instalaciones varios días.

Luego fueron trasportados por Montaño en buses de Ecopetrol en cercanías al casco urbano. Posteriormente sobrevino una segunda masacre sobre Tibú (la primera ocurrida en julio de 1999) y hasta el 2004 fueron años de horror para la población.

Aseguró que la fiscal Katerine (Carrillo), la asistente Sarad y el auxiliar de nombre Elio tenían contacto y colaboraban con información para favorecer a los paramilitares. Además de integrantes de la Policía y Ejército.

SUFRIMIENTO EN CARNE PROPIA

La esposa de José Agustín Duarte Peña y hermana de José de Jesús Pabón asistió muy cumplida miércoles y jueves, al salón de víctimas del edifico Lawyer Center en Cúcuta, con la intención de que ‘El Osito’ le diga que hicieron con los cadáveres de su familia.

Su esposo fue desaparecido en abril de 2002 de la vereda La Colombiana (La Gabarra) y su hermano en junio de 2001 de una vereda de Tibú.
 
Contó que 15 días después volvieron a preguntar por los cinco hijos (dos adultos y tres menores). Horas antes, en la madrugada, ella los había sacado del lugar y enviado a Cúcuta para asegurarlos.

Cumplido el tiempo, y en vista de que por nada les diría donde estaba el resto de su familia decidieron dejarla en libertad, permitiéndole sólo ponerse una botas y correr. A los pocos minutos, miró hacia atrás y su rancho ardía en llamas.

Publicidad
Publicada por: colprensa, cúcuta