2008-11-16 05:00:00

Ola de violencia no cesa: baleado otro hombre en plena calle

Los atentados a bala no cesan en Barrancabermeja. Ni siquiera en sectores populares y a plena luz del día, la acción de los pistoleros puede ser contenida por las autoridades.

Comparta este artículo ›

Ola de violencia no cesa: baleado otro hombre en plena calle

El sábado a las 9 y media de la mañana, en un sector conocido como la Y del paso nivel del barrio Primero de Mayo, un lugar donde comerciantes informales ofrecen refrescos, empanadas y algo de mercado a los ciudadanos; un hombre de 35 años de edad fue objeto de un atentado con arma de fuego.

Rubén Darío Franco Valencia, recibió un impacto de bala en la cabeza, cuando acababa de comerse una empanada, por parte de un pistolero que actuando con la mayor tranquilidad emprendió la huida a bordo de una motocicleta, cuyo conductor aguardaba a corta distancia.

“El que le pegó el tiro se quedó mirándolo y se guardó el arma. Creo que recogió un paquete que quedó ahí y se lo llevó. El señor no quedó muerto; botaba bastante sangre, pero les hablaba bien a los bomberos.

“…Yo creo que no quisieron rematarlo, tal vez se confundieron. Ese señor tenía encartada a la señora porque le iba a pagar una empanada con un billete de 50 mil pesos y acababa de hablar por celular”, comentó un testigo del hecho, quien prefirió reserva de su nombre.

 La víctima fue recogida por la ambulancia de bomberos y llevada al Hospital Regional del Magdalena Medio, en donde el parte médico fue alentador; pues la herida por el proyectil ingresó por el pómulo y salió por el cuello.

“Se estabilizó hematológicamente porque había perdido mucha sangre, pero su estado es estable, está conciente, tiene signos vitales, moviliza todas sus extremidades y será remitido para el Hospital Universitario de Santander para una valoración plástica”, informó la Enfermera Jefe de Urgencias en el centro médico.

Otros heridos a bala

El viernes en horas de la mañana, José Naranjo, un joven de 19 años de edad también fue objeto de las balas en el barrio Chicó.  

Cuando se encontraba en una esquina, dos hombres que pasaron en una motocicleta le dispararon hiriéndolo en la pierna derecha, acción que le produjo una fractura en la tibia, y ayer en horas de la tarde era sometido a una cirugía.

“Cuando el muchacho vio que lo iban a matar empezó a gritar y los sicarios se azararon porque acababa de pasar una patrulla de Policía, y porque gritaba que lo ayudaran y la gente salió, si no es por eso, seguro lo hubieran rematado”, afirmó un residente en el lugar.

Igualmente, ese mismo día, se presentó el caso de otro joven herido con arma de fuego en la ciudad, quien fue rápidamente remitido a Bucaramanga.

Una Hipótesis

Este diario pudo conocer por fuentes judiciales, que las investigaciones sobre los últimos hechos de sangre en Barrancabermeja, en las que jóvenes consumidores de drogas o con delitos delincuenciales menores, han sido víctimas de las balas, podrían obedecer a una guerra entre algunas pandillas que se están organizando en los barrios subnormales.

Al parecer, el menor baleado en el billar del barrio Antonio Nariño, tenía en su poder una pistola que le fue hurtada por los sicarios. Estas armas de fuego son adquiridas en el mercado negro de Bucaramanga o del Puerto Petrolero, con el objeto de cometer hurtos, robos, e incluso sicariato en la ciudad.

Publicidad
Publicada por: cduran@vanguardia.comCARLOS ALBERTO DURÁN S