2008-11-18 05:00:00

Temas Urbanos

Aquí todo pasa.- Como pasa la niebla encima del agua sin que se moje porque ya viene mojada. Escándalos sucesivos, el de esta semana oculta el de la semana pasada y en todos implicado el gobierno, salpicado por lo menos, así los trivialicen reduciéndolos a casos aislados, de responsabilidades individuales, nada qué ver con políticas y directrices oficiales ni con el modelo de Estado.

Comparta este artículo ›

Temas Urbanos

Pasaron los fraudes electorales, las votaciones del 100%, pistola apuntando, por los candidatos “paras”, el “buen muchacho” Noguera, los Araújo, Valencia Cossio, el cohecho para la reelección, la negativa de Al Gore para sentarse con Uribe, la retirada (70%) de los miembros del Parlamento Europeo cuando llegó nuestro Presidente, Aerocivil, el “déjemelo a mi”, “uribito” y Carimagua, la reversa para liberar secuestrados autorizada 8 días antes, los “sábados felices” prometiendo oro y moro, el sótano al Palacio de Nari, Inversolsa y el señor Londoño, la alegre ministra Ramírez con el rabo entre las piernas cuando tumbaron a Chávez, las recompensas del Mindefensa por manos cortadas, las manifestaciones, silenciadas en medios oficiosos, repudiando al Presidente en Santiago, Washington, México, etc., el fracaso de la meritocracia y la anticorrupción, los H P/tazos telefónicos …

En un país decente el solo escándalo de los “falsos positivos” de tiempo atrás y de ahora con crímenes de Estado para ganar ascensos y “mostrar resultados” militares, estimulados desde la Presidencia y el Mindefensa, son suficiente para derrumbarse todo el gobierno, del Presidente para abajo, aunque también es cierto que nada se saca cambiando gobiernos para que todo siga igual, sin que se modifiquen los postulados estructurales del modelo de Estado.

Por algo la sonrisa burlesca del seños Santos. El escándalo de las pirámides ya sepultó el de los “guerrilleros muertos en combate”, que días antes eran desempleados en Soacha; al general Montoya, ya señalado desde medios norteamericanos, le buscan embajada, si hallan gobierno decente le dé el “agreement” y lo reemplaza un ex instructor de la tenebrosa Escuela de las Américas, o sea sin perspectiva de cambio en la filosofía guerrerista que domina las cuestionadas Fuerzas Armadas y el señor Presidente en México a lavándose las manos, mostrando la piel de oveja. Hasta el escándalo de las pirámides los salpica, como lo reconocen mansitos ¿No es el éxito económico a cualquier costo incluida violencia paraoficial, sin Estado-estorbo, la filosofía neoliberal del gobierno? ¿Acaso el fenómeno no tiene qué ver con el “servicio” ahuyentador, atosigante, esquilmador y tan lucrativo como las pirámides, del sistema financiero?

Publicidad
Publicada por: Libardo León Guarín