2008-11-22 05:00:00

Paz y progreso

“La paz hace riqueza”.  Sin paz no hay aumento de riqueza, y se necesita que sea estable.  Ya bien lo dijo Fray, Luis de León: “La paz de los hombres consiste en la concordia de las apetencias y la armonía de las virtudes, tal como si se estableciese un perfecto equilibrio entre todos”.  El pedagogo y fino escritor argentino contemporáneo: Constancio C. Vigil, escribió: “No ama a su hogar el que conspira contra la paz y el bien de los demás hogares.  No ama a su patria el que envenena el aire con su aliento de odio extranjero”.

Comparta este artículo ›

Paz y progreso

Todas las personas que quieran a su pueblo y a su patria, tienen que trabajar en paz, ayudarse los unos a los otros y “hacer frente al odio con el amor”.  Nuestra actual Constitución Nacional, nos dice en su artículo 22: “La Paz es un derecho  y un deber de obligatorio cumplimiento”.  

Es una declaración que por primera vez  se hace en nuestra máxima Norma, y se hace este comentario: “Refleja el afán de rechazar el estado de guerra en que nació y deliberó la Asamblea Nacional Constituyente que articuló la Carta Fundamental”.  Siguen las novedades: “Todo Colombiano, con las limitaciones que establece la ley, tiene derecho a circular libremente por el territorio nacional, entrar y salir de él, y a permanecer y residenciarse en Colombia”.  Comentario: Este es un derecho nuevo en nuestra Carta Fundamental, pero corresponde al artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y ha sido reconocido constitucionalmente por muchos países del mundo.

La Constitución protege a todas  las personas que trabajan independientemente, lo que pasa es que el Estado, el Ejecutivo, el Legislativo y un poco el Judicial, se llevan casi todo el presupuesto.  El art. 64  manda: “Es deber del Estado promover el acceso progresivo de la propiedad de tierra de los trabajadores agrarios en forma individual o asociativa, y a los servidores de educación, salud, vivienda, seguridad social, recreación, crédito, comunicaciones, comercialización de los productos, asistencia técnica y empresarial, con el fin de mejorar el ingreso y calidad  de vida de los campesinos”.
Sobre el papel está perfecto, pero veamos su cumplimiento.

Con título sobresaliente el periódico “El Tiempo”  del pasado 20 de Noviembre, informó: “Octubre negro en la economía se reflejó en la inversión foránea.  Caerá alrededor del 30 por ciento el año entrante”.

Unámonos pensando en el progreso de Colombia.  Los pueblos trabajadores y en paz son los que se imponen en el mundo.  No necesitamos sino de buena voluntad.

Publicidad

Publicada por: Alfonso Marín Morales