2008-11-25 05:00:00

Pérdida de la audición: defecto común en recién nacidos

Mientras algunos bebés nacen con dificultades auditivas, otros nacen con un oído normal pero al crecer pueden empezar a desarrollar problemas para detectar los sonidos. Esa es la realidad que enfrentan 3 de cada 1.000 niños en el mundo aproximadamente.  

Comparta este artículo ›

Pérdida de la audición: defecto común en recién nacidos

Es más, según afirmaron algunos especialistas consultados por Vanguardia Liberal, los casos de pérdida de audición en los pequeños se han vuelto más frecuentes que años atrás. Aunque no existen cifras oficiales en Colombia, los expertos resaltan que sólo en Estados Unidos todos los días nace un promedio de 33 bebés con problemas que van desde la reducción parcial del sentido del oído hasta la pérdida total de la audición.

De acuerdo con la audióloga Adriana Rivas, “en nuestro país la situación no es muy diferente, por lo que debemos estar más atentos. El trabajo debe realizarse de manera conjunta entre padres y médicos especialistas antes de que los niños cumplan 3 meses de vida”.

Por su parte, el audiólogo Rafael Ballesteros manifestó que “a lo largo de los primeros siete años de vida los casos de pérdida auditiva pueden incrementarse hasta un 200%, es decir, pasan de 3 casos a 7 de cada 1.000 niños. Eso genera aún más preocupación sobre la salud de los niños, por eso siempre insistimos en un control continuo, sobre todo en el primer año”.

La explicación para este tipo de casos, se centra en las infecciones de oído y enfermedades que afectan a la mujer gestante e incluso al mismo bebé cuando tiene pocos meses de vida. Sea cual sea la causa, si usted ha detectado que su hijo no oye bien, no dude en buscar ayuda.

Detección temprana, más oportunidad  

Para los especialistas, una detección temprana de los problemas de audición además de hacer más fácil la corrección del defecto, permite que el niño desarrolle de manera normal el habla y las demás destrezas del lenguaje.

“Un niño con baja audición en un oído puede perder entre el 25% y el 50% de la información que le suministran. Por eso, si el problema se descubre a los pocos meses de nacido le podremos brindar mejor calidad de vida a ese pequeño”, aseguró Adriana Rivas.

preguntas y respuestas
Claves para detectar el problema

De acuerdo con los especialistas, usted puede ayudar a determinar si su hijo presenta problemas auditivos respondiendo Sí o No a las siguientes preguntas. Usted puede hacer la valoración y presentar sus respuestas al pediatra para que sea éste quien le dé el diagnóstico apropiado.  
 
A los 3 meses

 

•    Reacciona con  sonidos o ruidos fuertes
•    Sonríe cuando  alguien le habla.
•    Reconoce su voz

•    Se calma cuando escucha la voz del padre  o de la madre
•    Mira a la persona que le está hablando

Hasta los 10 meses

•    Le gustan los juguetes con sonidos
•    Se asusta con sonidos fuertes
•    Responde a su nombre
•    Repite sonidos o balbucea
•    Responde a instrucciones

De 10 a 18 meses

•    Le gusta producir sonidos como las palmadas
•    Sabe pronunciar hasta 20 palabras
•    Mira o señala objetos cuando se le pide

Hasta los 2 años

•    Responde sí o no a preguntas simples
•    Señala dibujos u objetos cuando se le pide
•    Le gusta la música o que le lean cuentos

LA VOZ
DEL EXPERTO
Adriana Rivas
Médico y doctora en audiología

“Un niño con pérdida auditiva sin diagnóstico o tratamiento adecuado va a tener retardo en su desarrollo del lenguaje y cognitivo. Lo recomendable para los padres es que en el momento que sospechen de algún problema consulten al especialista y que además exija que le hagan una medición objetiva de la audición.

Generalmente quienes detectan las pérdidas auditivas son los padres, es más, el 90% de las sospechas de los padres, responde en realidad a un problema de audición, por lo que deben pedir siempre un diagnóstico al especialista.

Los exámenes pueden ser audiometrías infantiles a los niños mayores de dos años, y para los menores de dos años, pueden ser las otoemisiones acústicas o los potenciales evocados auditivos.

En este momento, a todo niño recién nacido debe realizársele un tamizaje auditivo antes del primer año de vida, y preferible, antes de los 3 meses”.

síntesis
Algunas causas

• Historia familiar.
• Infecciones frecuentes del oído.
• Complicaciones en el parto.
• Nacimiento prematuro.
• Permanencia en
cuidados intensivos.
• Enfermedades como
la meningitis.
• Nacer con altos niveles
de bilirrubina.    
• La exposición a sonidos muy altos.

Protéjales la audición

• Utilice con poco volumen el televisor, radio o cualquier otro artefacto que produzca sonido.  
• Evite regalarle juguetes ruidosos a los niños.
• Controle el tiempo que el pequeño pasa en ambientes ruidosos.

 

Publicidad
Publicada por: jmartinez@vanguardia.comErika Juliana Martínez