2008-11-29 05:00:00

Mataron a Tránsito

En múltiples administraciones (para molestia de muchos choferes) y en otras para distintos fines (¿recuerdan aquel contrato, considerado leonino y que se bautizó “de los cepos”?), podía afirmarse que sí existía una Dirección de Tránsito. Ahora, ante la carencia de tal organismo, he preguntado a diversos conocidos míos por los motivos que causaron su desaparición, sin que me hayan podido dar explicación alguna al respecto.

Comparta este artículo ›

Mataron a Tránsito

Lo cierto es que, dada su muerte, “el Tránsito” ya ni siquiera figura en el directorio oficial o sea el de Legis. Entre sus primeras páginas están las de “Bucaramanga empresa de todos”, pero del Tránsito nada. Buscando por “A” en las blancas, aparecen los teléfonos de la Alcaldía, pero no los del Tránsito y al pasar a la “D” de Dirección, solo hay uno que otro. ¿Por qué la mataron “si era tan buena muchacha”? Ciertos amigos me han comentado, “será que están ahorrando toda esa burocracia”. Para peor -dicen otros-, aún más grave es que también parece que ha estado ausente el jefe de los mandos medios, o que no se posesionó al comenzar los once (11) meses ya transcurridos del 2008. Este último parecer, para mí, no solo es irreal sino injusto.

No puede ser. Principalmente porque el señor alcalde ha sido un exitoso empresario de la educación; siendo, además, un personaje con destacadas amistades internacionales que deben haberlo estado asesorando correctamente y que, según se espera, harán altas inversiones en Bucaramanga o han ya prometido adquirir la producción de diversas pymes y otras empresas regionales. Imposible olvidar que el Dr. Vargas sí se posesionó y en los actos respectivos estuvo acompañado del alcalde de Caracas. Es más: nuestro mandatario repetidamente da declaraciones a los periodistas sobre las grandes obras con que transformará la ciudad y ellos transmiten acuciosamente esos anuncios a través de la prensa, los canales de TV y la radio locales.

Lo que pasa es que “una golondrina sola no hace verano”. Es evidente que de los secretarios y asesores del burgomaestre ninguno “dio la talla” y la ciudadanía tampoco le presta ayuda. Por eso en la columna de la Fundación Participar (agosto 9/08) anoté frases como éstas: “…. en la ciudad existen numerosas asociaciones y organizaciones cívicas …” “… propongo a tales organizaciones que ofrezcan a las autoridades del Municipio su capacidad de gestión y coordinación para ….. “ “ …. un proyecto educativo, que concientice y logre un cambio de costumbres de la ciudadanía ….” (La falta de espacio me impide hacer un remate concreto; ruego disculparme).

Publicidad
Publicada por: Eduardo Parra Gómez