2008-11-29 17:11:34

Termina la peor temporada de huracanes que ha sufrido Cuba en décadas

La temporada de ciclones del Caribe termina mañana tras haberse ensañado con los cubanos con el paso de huracanes que causaron siete muertes y daños calculados oficialmente en 10.000 millones de dólares.

Comparta este artículo ›

Termina la peor temporada de huracanes que ha sufrido Cuba en décadas

La peor temporada ciclónica que ha sufrido Cuba en muchas décadas destruyó total o parcialmente medio millón de casas, miles de edificios públicos, escuelas, hospitales, reservas de alimentos, redes de telecomunicaciones y de energía eléctrica, cultivos, puentes, carreteras y otras infraestructuras.

Los meteorólogos y los sistemas de defensa civil de Centroamérica, Norteamérica y el Caribe se ponen en alerta cada año entre el 1 de junio y el 30 de noviembre, y en esta temporada hubo en ese periodo 16 tormentas tropicales, de las cuales la mitad se fortalecieron hasta convertirse en huracanes.

Siete cubanos fallecieron y decenas resultaron heridos (el Gobierno nunca precisó el número) cuando el segundo de los huracanes que azotó el país, llamado "Ike", lo recorrió de este a oeste entre el domingo 7 y el martes 9 de septiembre.

Apenas una semana antes, el sábado 30 de agosto, el ciclón "Gustav" atravesó el extremo occidental del país de sur a norte sin causar muertes.

Tampoco cobró vidas el tercer huracán, "Paloma", que se esfumó de forma sorpresiva tras llegar a la provincia oriental de Camagüey el sábado 8 de noviembre.

El sistema cubano de Defensa Civil, que ordena y hace cumplir rápidamente la evacuación de las zonas con riesgo de inundaciones o deslizamientos de tierra, evitó mayores desgracias, en contraste con los cerca de 800 muertos que produjeron los huracanes este mismo año en el vecino Haití.

De hecho, las autoridades de Cuba culparon a las víctimas de su país por sus muertes, al no haber acatado las instrucciones.

Un comunicado oficial aseguró que los siete perecieron "no sólo como consecuencia directa" del segundo y más violento de los ciclones, sino también por "la falta de observancia estricta de las medidas orientadas por la Defensa Civil".

Los huracanes agravaron la ya precaria situación alimentaria de Cuba, que importa más del 80 por ciento de los víveres que consumen sus 11,3 millones de habitantes, y agudizaron su penuria económica crónica, a la que se suman este fin de año los efectos de la crisis económica internacional.

Publicidad
Publicada por: EFE, La Habana