2008-11-30 05:00:00

2009, un a√Īo muy dif√≠cil

La crisis financiera mundial se acerca a Colombia y por la imprevisión del Gobierno no nos preparamos para enfrentar los rigores del aumento de la pobreza y la escasez de alimentos que se generarán hacia el futuro.

Comparta este artículo ‚Äļ

2009, un a√Īo muy dif√≠cil

Frente a esta situaci√≥n -la peor en el √ļltimo siglo, seg√ļn Chatham House, del centro de investigaci√≥n brit√°nico fundado en Londres en 1920- ninguna regi√≥n del planeta permanecer√° inmune a esta hecatombe, lo cual significa que los colombianos no estamos blindados y mucho menos, cuando el Gobierno de Uribe no fue capaz de prever lo que se tej√≠a en nuestra econom√≠a subterr√°nea con las llamadas pir√°mides que tanto afectan a los pobres, pero que son resultado de la inteligencia puesta al servicio del mal de comerciantes, funcionarios estatales, abogados, y hasta congresistas, que sin escr√ļpulos trabajaron por esta econom√≠a subterr√°nea.

Ni siquiera pensar en lo que nos depara el 2009, con un desempleo del 13%; una inflación superior al 7.5%; un dólar caro que bordeará los $2.500; el precio del petróleo cercano a los US$50/barril; la producción nacional a la baja y sin ninguna perspectiva de mejorar las exportaciones. En estas condiciones nuestro panorama se torna muy oscuro y la desaceleración de nuestra economía será inminente.

Seg√ļn los analistas econ√≥micos, el impacto en Colombia de esta coyuntura se refleja en la crisis de confianza y la ca√≠da de los precios de nuestros productos b√°sicos. Pero, fundamentalmente, porque el Gobierno ha sido inferior a las circunstancias frente al manejo de nuestra econom√≠a en donde el ejecutivo ha destinado toda su atenci√≥n a la Seguridad Democr√°tica, que frente a los hechos de la parapol√≠tica y los falsos positivos, parecer√≠a estar fracasando.

El Gobierno ha descuidado el sector agropecuario; los fertilizantes y los insumos, son cada día más caros y la producción de alimentos tiende a bajar vertiginosamente, en parte porque el Ministerio de Agricultura está más preocupado por destinar las tierras a la fabricación de agrocombustibles, que a cosechar productos de pancoger.

No sabemos que ha pasado¬† con la excelente cosecha de arroz, ni que pasa con el az√ļcar o con los aceites de palma, en donde para compensar el acaparamiento, el Gobierno se ha visto en la necesidad de apelar a las importaciones. En estas condiciones los precios de la canasta familiar siguen aumentando, hasta el punto que la tradicional comida del ¬ďarroz con huevo¬Ē base de la alimentaci√≥n de los colombianos m√°s pobres, ya no est√° a su alcance.

Seg√ļn la UNICEF, en Colombia 35 mil ni√Īos menores de 5 a√Īos mueren anualmente por f√≠sica hambre, lo cual deber√≠a conmover el coraz√≥n de los ricos de Colombia para que junto con el Gobierno se reestructure una pol√≠tica p√ļblica que conduzca a una mejor seguridad alimentaria para los colombianos. Si no nos preocupamos por solucionar la crisis alimentaria, la gran mayor√≠a de los colombianos pasar√° una triste navidad y un peor 2009.

Nota al margen: Los usuarios de la Electrificadora estamos pagando caro la ineficiencia y los errores de los lectores de los medidores. La cuenta no refleja la realidad de los kilovatios consumidos. Ojo con el bolsillo de los usuarios.

Publicidad
Publicada por: Hugo serrano Gómez*