2008-12-03 05:00:00

Oasis

No desperdicies el tiempo en dudas inútiles ni pienses en muchas cosas, sino en una sola y con determinación.

Comparta este artículo ›

Oasis

Ama y sirve en el ahora porque allí está tu vida, no la dilapides en vagos sueños sobre el pasado o el futuro.
Cuando cuidas tu mente y tu alma disfrutas de buenas relaciones y también de buena salud.
Cultiva siempre el buen humor y acostúmbrate a encontrar el lado alegre y luminoso de la existencia.
Ámate y te amarán, respétate y te respetarán, ten confianza en tí y podrás inspirarla a los demás.
En palabras de un sabio maestro “no esperes el momento oportuno: créalo y llénalo de amor”.
 Al éxito se llega por un sendero de dificultades, no por el camino de lo fácil y lo cómodo.
Cree firmemente, ama generosamente, ora fervientemente, actúa decididamente y espera confiadamente.
Detente y no corras tanto por la vida porque puedes olvidar no sólo dónde estás, sino también hacia dónde vas.
La vida no se disfruta con premura y acaso por eso las tortugas viven más que las liebres.
Saca, pues tiempo para estar con los que amas, sirve a todos y sé humilde porque al Ego le fascina brillar.
La mayor necesidad emocional de una persona está en sentirse amado y valorado, no el sedante de la adulación.
Si sólo te obsesionas por trabajar y poseer verás con desdicha cómo la vida se te escapa como granos de arena entre los dedos.
Enamórate de la naturaleza, de un amanecer y un arco iris, de un árbol y del arroyo, del mar y las montañas.
Piensa en esos enfermos que reciben solo un consomé y quisieran saborear lo que te comes.
Tu vida es un milagro incluso con sus penalidades para aquellos que aman, se aman y están con Dios.

Publicidad
Publicada por: Gonzalo Gallo