2008-12-04 05:00:00

No lo compartimos

En la página 3-A de este diario el 9 de noviembre, aparece un remitido de Colprensa informando que Alejandro Santos Rubino, director de Semana, iría a la cárcel por desacato.

Comparta este artículo ‚Äļ

No lo compartimos

De acuerdo. Pero en el √ļltimo p√°rrafo, advierte que la Fundaci√≥n para la Libertad de Prensa hab√≠a hecho hincapi√© en los est√°ndares de libertad de expresi√≥n establecidos por la Corte Constitucional, seg√ļn los cuales: ¬Ö...¬ďentre el derecho al buen nombre y el derecho a la honra de los funcionarios p√ļblicos, por un lado, y el derecho a la libertad de expresi√≥n, por el otro, prima en principio este √ļltimo derecho¬Ē.

Al confundirnos con semejante despropósito pero admitiendo ser legos en la materia, consultamos ilustres jurisconsultos de cuya amistad dispensada nos sentimos orgullosos. Estuvimos de acuerdo en que nunca, en materia de honor y honra, el derecho a la libertad de expresión prima sobre el derecho al buen nombre y honra de cualquier ciudadano.

√önicamente en los pa√≠ses civilizados y verdaderamente dem√≥cratas, los altos tribunales de esas Rep√ļblicas, (all√≠ s√≠ honestos), mediante sentencia definitiva, pueden claramente expresarse sobre la honra y honor de los ciudadanos. Grav√≠simo establecer como premisa de comportamiento period√≠stico la inversi√≥n de valores en la primac√≠a que se cita anteriormente. Ser√≠a institucionalizar el ¬ďir fusilando mientras llega la orden¬Ē. Admitamos que vivimos en un pa√≠s donde ser funcionario p√ļblico o pol√≠tico como pseud√≥nimo, equivale a disfrutar ostentando ¬ďorgullosamente¬Ē, sin inmutarse, con patente de corso, calificativos como deshonesto, incapaz, irresponsable y ap√°trida.

Es incontrovertible que no hay justicia, ni jueces, ni procedimientos que se mantengan insobornables ante el tr√°fico de influencias, todo lo cual parecer√≠a que le diera la raz√≥n al autor de la corresponsal√≠a citada. Pero es imposible que el honor y la honra de un ciudadano se conviertan en la baraja de naipes con la que ¬ďilustres¬Ē periodistas jueguen alborozados al calor del chismorreo frente a una jurisprudencia, insignia de nuestra maltrecha Naci√≥n, fruto de semejantes jueces de tan altas cortes.

Y si as√≠ piensa, act√ļa y legisla la cabeza, ¬Ņqu√© clase de pasos se esperan de sus extremidades inferiores?

Escritor Ito

Publicidad
Publicada por: EP√ćSTOLAS LAICAS